06 de septiembre de 2019
06.09.2019

La Comisión Europea desbloquea la financiación del dragado de la ría de O Burgo

El Estado solicitó un cambio en las condiciones para que el saneamiento de O Burgo pudiese optar a los fondos europeos y así reunir la financiación completa para la ejecución de la obra

05.09.2019 | 23:09

La Comisión Europea ha aprobado el cambio en los criterios que se tienen en cuenta para elegir qué actuaciones se podrán cofinanciar con cargo a los Fondos Europeos de Desarrollo Regional (Feder). Este visto bueno a la modificación de las condiciones marcadas implica que la descontaminación de la ría se puede incluir entre las actuaciones beneficiarias de la cofinanciación comunitaria en el marco del Programa Operativo Plurirregional de España (POPE). La propuesta fue presentada por España en el Comité de Seguimiento del POPE en Bruselas y ya ha sido aprobada, según fuentes conocedoras del expediente.

Este proceso empezó con el anuncio que el secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, realizó en enero en A Coruña, de que daba por desatascada la financiación del saneamiento de la ría y que podría estar lista en 2020. Entonces, aseguró que solicitaría „tal y como había propuesto la Xunta„ que se reasignasen los fondos europeos que estaban destinados a la construcción de la depuradora de Santiago „ya que esta infraestructura no podría cumplir los plazos marcados„ al dragado de O Burgo.

El problema llegó un mes después, cuando la Comisión Europea confirmó a la eurodiputada del BNG, Ana Miranda, que los fondos de la construcción de la depuradora de Santiago, con todos los demás que no se habían ejecutado de ese programa de ayudas, tenían ya un nuevo destino: el fomento de iniciativas del sector de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC).

Eso, sin embargo, no significaba que se perdiese el apoyo económico de Bruselas sino que el Estado tendría que solicitar una reasignación diferente. En el mes de abril, el Ministerio para la Transición Ecológica acabó la tramitación de un complejo expediente a nivel nacional y europeo. Para ello, tuvo que solicitar el cambio de criterios a la Dirección General de Fondos Comunitarios del Ministerio de Hacienda, un organismo que, a su vez, tramitó la propuesta con la Comisión Europea. La aprobación de estos cambios requiere de una adecuada justificación de la necesidad de la actuación y también de su coherencia con otras actuaciones desarrolladas por el Estado en materia de depuración de aguas, que ya se benefician de cofinanciación en el marco del POPE.

Para lograr esta aprobación, según ha podido saber este diario, incluso el secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, mantuvo reuniones con la Dirección General de Medio Ambiente de la Comisión Europea, en las que expuso el problema de la ría de O Burgo y la necesidad de su saneamiento.

En los años ochenta, vivían de la ría aproximadamente 2.000 familias, actualmente, lo hacen menos de un centenar, ya que los lodos se van comiendo su espacio productivo. Hay zonas en las que, según comprobó Miranda en una visita con la delegación de la Comisión de Peticiones, en 2013, superaban el metro y medio, una marca que fue sumando centímetros con el paso de los años.

El 27 de septiembre, la Declaración de Impacto Ambiental de la ría de O Burgo cumplirá dos años. En este documento se incluyen las líneas maestras de la actuación, aunque el plan definitivo, el que incorpora las alegaciones que se estimaron en su día, está todavía pendiente de publicar ya que, según informó en enero Morán, saldría cuando el Estado contase con la financiación suficiente para acometerlo.

El plan de regeneración de la ría tiene un coste estimado de 48 millones de euros y un plazo de ejecución de 23 meses, aunque esa cifra podría bajar, ya que es una de las mejoras que incluyen las empresas en sus ofertas. En los presupuestos para 2019 que, finalmente, fueron rechazados en el Congreso, el Estado reservaba 24 millones para esta obra.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

esquelasfunerarias.es