13 de septiembre de 2019
13.09.2019

La Xunta recomienda "minimizar" la construcción en la calle Observatorio

El informe ambiental sobre la nueva ordenación del parque del Agra advierte de que no se debe "obstaculizar" la visión del edificio || Protege árboles de la zona de la AEMET

12.09.2019 | 21:23
Edificio del Observatorio.

La Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda recomienda "minimizar la generación de nuevos volúmenes edificados en la calle Observatorio" con el objetivo de que no se obstaculice la contemplación del edificio patrimonial homónimo, según consta en la resolución de las alegaciones presentadas al proyecto de la nueva ordenación del parque del Agra. Tras el estudio de las 87 propuestas enviadas, el Servizo de Avaliación Ambiental de Plans e Programas, de la Subdirección Xeral de Avaliación Ambiental concluye que no se producirán "efectos significativos en el ambiente", de modo que considera que no procede someter la modificación puntual del plan general del parque del Agra al procedimiento ordinario de evaluación ambiental estratégica, aunque sí que establece dos determinaciones.

La primera de ellas, la de llevar al mínimo la construcción de edificios para no perturbar la visión del inmueble del Observatorio. La otra, "la necesidad de conservar" los árboles de mayor interés, en especial los que están plantados en la parcela de la Agencia Española de Meteorología (AEMET).

Estas consideraciones de la Xunta han de integrarse en el Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM) cuando se realice su modificación puntual en el ámbito del polígono del parque del Agra, con el fin de "evitar o minimizar posibles efectos ambientales".

El informe se hizo público ayer en el Diario Oficial de Galicia, de modo que se remitirá al Concello de A Coruña para su consideración en la tramitación de la modificación puntual del plan general, que tendrá que ser aprobada inicialmente en el pleno. Esta resolución perderá su vigencia si, en el plazo de cuatro años, el Concello no consigue el consenso del pleno para cambiar la ordenación del parque del Agra.

Este proceso se abrió en cumplimiento de la sentencia emitida en 2015 por el Tribunar Superior, ratificada en 206 por el Tribunal Supremo, ya que, inicialmente, el proyecto del parque del Agra tenía una superficie de 31.715 metros cuadrados, de la que se tuvo que separar una cuarta parte para dejarlo en 23.815 metros cuadrados. El Supremo dictó que debía volver a considerarse suelo urbano consolidado y que, por lo tanto, este área no podría ser cedida al Concello para convertirla en zona verde. Del cumplimiento de la sentencia quedan excluidos dos ámbitos, uno de 3.163 metros cuadrados, la zona más próxima a la antigua residencia de las Adoratrices, y el Camiño do Pinar, con el fin de mantener su carácter de vial tradicional. La modificación del plan general incluye otras condiciones, como disminuir la edificabilidad.

Del estudio de las alegaciones presentadas al proyecto emanan las dos recomendaciones que plantea la Xunta, la de "minimizar" la construcción en la calle Observatorio y la de proteger árboles en la zona. Instituciones y particulares, sin embargo, planteaban objetivos más ambiciosos.

El Instituto de Estudos do Territorio, por ejemplo, proponía la plantación de especies arbóreas de alto porte "para amortiguar las afecciones más significativas fuera del ámbito, en la manzana delimitada por la calle Gregorio Hernández, Gil Vicente y Canceliña. Este organismo también sugería en sus alegaciones que se estudiase la reordenación del espacio edificable en la calle Observatorio, ya que se proponía la construcción de un bloque de cinco alturas.

La Dirección Xeral de Patrimonio apostaba por la creación de un "gran parque urbano" para la zona como "espacio de esparcimiento" y transición hacia Ciudad Jardín.

La asociación vecinal del Agra do Orzán y varios particulares presentaron también alegaciones solicitando que se agotasen "todas las vías para rebajar la edificabilidad contemplada para el polígono", ya que consideran que el parque es "un espacio libre imprescindible para el barrio", por ser el más poblado de A Coruña y carecer de zonas verdes.

El terreno que ocupaba la residencia pertenece al empresario Juan Carlos Rodríguez Cebrián, quien tras obtener el fallo judicial a su favor solicitó una licencia para construir viviendas. El Concello rechazó su petición porque antes era necesario efectuar el cambio del plan general sobre esa parcela.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Contenido Patrocinado


DS da el salto a la electrificación

E-Tense marca el inicio de la electrificación de la marca de automóviles francesa DS

esquelasfunerarias.es