El concejal de Movilidad, Juan Díaz Villoslada, ha adelantado a los comerciantes que integran la Federación Unión de Comerciantes de A Coruña (FUCC) que el Concello solicitará fondos europeos para modernizar la movilidad en la ciudad, dentro del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia del Ministerio de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana, los conocidos como fondos Next Generation.

Y es que, para compatibilizar el acceso de los residentes y los usos puntuales en las vías en las que el Concello pretende limitar la circulación, es necesario “un esfuerzo presupuestario” y una “cuantiosa inversión” en dispositivos como cámaras de visión artificial y de lecturas de matrículas, con el objetivo de “controlar y denunciar los excesos de velocidad y los accesos a zonas restringidas”. Villoslada responde, de este modo, a las propuestas realizadas por la entidad en la Mesa de Mobilidade, en la que los comerciantes recalcaron la importancia de ofrecer alternativas a los clientes en caso de que se eliminen aparcamientos.

Con estas medidas, según consta en la comunicación municipal, se pueden facilitar accesos cortos y puntuales a diversos colectivos como podrían ser la circulación de los taxis o el transporte de mercancías.

En declaraciones a este diario, el concejal aseguró que su intención es implantar nuevas tecnologías para poder monitorizar no solo el tráfico sino también el uso del espacio público,. “Se trata de obtener más información para saber, por ejemplo, si hay un atasco en un determinado punto o si hay aparcamiento disponible”, relata Villoslada, que apuesta por la implantación de estas nuevas tecnologías para conocer mejor cómo funciona el tráfico en la ciudad y cómo se puede mejorar, por ejemplo, para facilitar la entrega de mercancías en la última milla, en el último tramo que recorre hasta llegar a su destino, o para solicitar reservas en una determinada zona de carga y descarga.

Para que esto sea así se valdrá de herramientas como la inteligencia artificial, el Big Data, el IoT, que es el internet de las cosas —elementos conectados a internet y que ofrecen información a los usuarios, como, por ejemplo, las luces inteligentes que se pueden encender y apagar desde el móvil—. En la respuesta escrita, Villoslada menciona también los drones, aunque, salvo para algún proyecto concreto, no estaría permitido su uso para el control de la circulación en la ciudad, según ha puntualizado a este diario.

A esas herramientas unirá el uso de datos abiertos con el objetivo de garantizar un sistema ágil de respuesta ante incidencias y cambios en el tráfico con el objetivo de “la inclusión de todas las personas y todas las modalidades de desplazamiento”.

Otro de los proyectos que prevé implantar el Concello es la puesta en marcha de “un centro integrado de la movilidad urbana” para “gestionar, impulsar y acelerar” la transición hacia una movilidad “segura, sostenible y saludable”. Esta medida está acompañada de otra que ya se ha puesto en marcha en las calles, que es la de la reducción de la velocidad de los vehículos a 30 kilómetros por hora en el marco urbano.

Este proyecto pretende la eliminación del cable como elemento comunicador, por lo que serán necesarias actividades de formación e información a la ciudadanía, para que puedan convivir diferentes tipos de movilidad, en los que predominará el bluetooth y el wifi.

La Federación de comercio había solicitado al Gobierno local que tuviese en cuenta varios aspectos antes de tomar medidas sobre la movilidad de la ciudad, como que consulte a los sectores afectados, por ejemplo, por el carril bus de Juan Flórez o la peatonalización de vías en las que hay aparcamientos La entidad propone al Concello que habilite plazas en el entorno de la lonja para comerciantes y residentes, la ampliación del horario del transporte público y la creación de aparcamientos disuasorios que estén bien conectados con la red de buses.

Solicitan también bonos para la ORA, ligados al pequeño comercio y descuentos en los aparcamientos. Estas propuestas se están teniendo en cuenta en la redacción de la nueva ordenanza de la ORA.

Nuevos aparcamientos subterráneos como solución

Sobre las propuestas de los comerciantes de paliar la pérdida de plazas de aparcamiento por la peatonalización y los cambios en el tráfico de la ciudad, el concejal de Movilidad, Juan Díaz Villoslada, asegura que una de las medidas que está en estudio es la construcción de aparcamientos subterráneos. “En los estudios que encargue el Gobierno municipal se deberán establecer las necesidades de movilidad de todos los agentes implicados que además favorecen su conectividad”, explica el edil en su respuesta a los comerciantes y añade: “Estos estudios deben contemplar también la posibilidad urbanística de construir nuevos aparcamientos subterráneos; en las cercanías de las principales vías de acceso a la ciudad se están intentando establecer aparcamientos disuasorios conectados con el transporte público, aunque debido a la escasez de suelo en el término municipal, se considera necesario contemplar estos estacionamientos desde una perspectiva metropolitana”. El Gobierno local defiende que los cambios en la movilidad tienen que llegar a todos los barrios, por lo que está intentando tomar medidas que redunden en “la accesibilidad universal, el enriquecimiento del espacio publico para el disfrute de las personas y el alejamiento del tráfico de las calles con carácter vecinal”.