Kiosco

La Opinión de A Coruña

Sectores afectados por el paro del transporte auguran una pausada vuelta a la normalidad

La Lonja subió este viernes la actividad, pero los polígonos apenas advirtieron cambios tras el acuerdo del Gobierno con los transportistas | Los hosteleros aplazan el parón de los lunes

Dos camiones de distribución se cruzan este viernes en el polígono de Agrela. | // VÍCTOR ECHAVE

El lunes 28 de marzo es el horizonte al que miran con los dedos cruzados y algo más de esperanza que al comienzo de la semana los principales sectores afectados por el paro patronal del transporte. Que parte de la flota pesquera del puerto de A Coruña saliera el jueves a faenar y que el Gobierno acordase de madrugada ayudas para subvencionar el precio del gasoil con la Comité Nacional del Transporte por Carretera han originado una corriente de optimismo en las instalaciones portuarias y en los polígonos empresariales de la ciudad. En ambos escenarios auguran que la vuelta a normalidad se va a ir alcanzando a ritmo pausado y que probablemente el próximo lunes puedan evaluar mejor el desarrollo de su actividad tras más de diez días de bloqueo e incertidumbre. Incluso los hosteleros de la provincia, que habían convocado paros puntuales el día 28, los han aplazado.

La mitad de las embarcaciones de bajura soltaron amarras este viernes. Fueron aproximadamente las mismas que el día anterior, apuntó a media tarde el patrón mayor de la cofradía pesquera coruñesa, Felipe Canosa. A la misma hora confirmaba el secretario general de la patronal Pescagalicia, Torcuato Teixeira, que los barcos de su organización, como un día antes, seguían parados porque “con el precio del combustible no compensa salir”. “El lunes hay que salir al mar. A partir de la próxima semana se podrá ver si la situación se está normalizando”, añadió. Canosa y Teixeira confían en que el martes 29 se apruebe el real decreto que, según lo acordado entre el Gobierno y los transportistas, proporcione ayudas a los conductores para compensar el alza del precio del gasoil.

En la Lonja la actividad fue este viernes algo más intensa que en los días anteriores, impulsada por la campaña de la caballa: de las 40 toneladas de pescado descargadas, 30 son de xarda. Es un porcentaje bajo en todo caso —lo normal hubieran sido unas 120 toneladas de no haber conflicto por el transporte—, pero ha ayudado a elevar el nivel de actividad por encima del 20%, estima el presidente de la Lonja, Juan Carlos Corrás.

Si lo habitual es que salgan entre 30 y 40 camiones de la Lonja, este viernes lo hicieron tres o cuatro. En los mercados hubo algo más de pescado fresco, aunque muchos clientes prefirieron preguntar por teléfono antes de acudir a los puestos, apunta la presidenta de los placeros del mercado de San Agustín, Ángela Barrán. En otras superficies de abastecimiento se advirtió mayor tránsito de mercancías: “Comienza a haber más afluencia de camiones y en estas semanas esperamos que se vaya normalizando la situación”, indican fuentes de Vegalsa-Eroski.

El transporte tiene la llave del conflicto. Las negociaciones entre el Gobierno y el Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC) aportaron cierta tranquilidad al sector pesquero y a parte de los transportistas, aunque estos matizaron que “hay detalles difíciles de explicar y necesitan la aprobación de Competencia”, en concreto la subvención de 20 céntimos de euros por cada litro de gasoil comprometida por el Gobierno. “Parece una solución factible para reactivar el trabajo de nuestro colectivo”, comentó Antonio Señarís, presidente de la Federación Gallega de Transportistas (Fetran) y de la Asociación Coruñesa de Empresarios de Transporte (Ascentra), que hoy decidirán en asamblea si desconvocan el paro.

A esta cita llega este sector con el desacuerdo que en cambio mantiene la plataforma convocante de la huelga con el Gobierno, que este viernes, tras una reunión con la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, anunció que mantiene la huelga en principio hasta el lunes.

Los polígonos empresariales también esperan al lunes para “pulsar” la situación. Ni en Agrela ni en Pocomaco ni en Sabón hubo incidentes; en los tres se advirtió un poco más de actividad, pero siendo este viernes fin de semana en fin de mes nadie se atreve a manifestarse con optimismo. “Si mejora la situación en el transporte, el efecto en los polígonos no va a ser inmediato. Hemos sufrido un parón serio y habrá de pasar un tiempo para recuperarnos”, pronostica la gerente de la asociación empresarial de Agrela, Teresa Firvida. “Empiezan a repartirse mercancías, pero hay poca movilidad”, resume el gerente de Pocomaco, Alfredo Candales. “Aún hay desánimo e incertidumbre. Si a partir del lunes llegan las materias primas, podremos analizar mejor la situación”, cuenta la gerente del polígono de Sabón, Marta Marzoa.

Hostelería de A Coruña decidió aplazar los paros de los lunes que iban a comenzar el día 28 a la espera de una solución energética global para los sectores. El presidente de la Asociación Provincial de Hostelería, Héctor Cañete, informó de que el sector va a aguardar al martes 31 para conocer las medidas que propone el Gobierno; si no son las esperadas, el primer parón sería el 4 de abril.

Compartir el artículo

stats