Kiosco

La Opinión de A Coruña

Los promotores del polígono de San Amaro admiten afección a la Torre durante las obras

Proponen reducir el impacto de los trabajos con lonas o vallas dotadas de ilustraciones

Zona del polígono de San Amaro.

La evaluación de impacto ambiental del proyecto de urbanización del polígono de San Amaro, en el que se prevén construir 260 viviendas en dos sectores entre la calle Orillamar y el paseo marítimo, tan solo aprecia una afección negativa a la zona de la Torre de Hércules durante la realización de las obras. El documento es el segundo elaborado por los promotores de esta iniciativa inmobiliaria y está sometido en la actualidad al examen de la Consellería de Medio Ambiente, que ordenó redactar un nuevo informe que incorpore las exigencias planteadas por la Dirección Xeral de Calidade ambiental.

La evaluación ambiental admite que las obras de urbanización del polígono, que se extiende desde el cementerio hasta la playa de San Amaro producirán un “impacto negativo” en la zona de la avenida Cutty Sark, que une la avenida de Navarra con el barrio de Durmideiras, ya que “afectan de manera directa a zonas de protección de bienes catalogados”, en referencia a la Torre de Hércules y todo su entorno, que disponen de un régimen especial de defensa al estar el faro incluido en el patrimonio de la humanidad.

Proyecto de urbanización del polígono de San Amaro.

Proyecto de urbanización del polígono de San Amaro. La Opinión

Como medidas correctoras de este impacto, el documento plantea la reducción del plazo de ejecución de los trabajos, así como la instalación de lonas o vallas protectoras “provistas de algún elemento gráfico que haga referencia al patrimonio protegido”. También en este mismo apartado, el informe propone para potenciar los elementos con valor patrimonial de la zona que se coloquen instalaciones que permitan su interpretación, para lo que cita el cementerio de San Amaro, la fachada del antiguo Cuartel de Intendencia y el metrosidero situado en el jardín del cuartel de la Policía Local, incluido en el Catálogo de Árbores Senlleiras de Galicia.

Mejora sustancial

Los promotores manifiestan en el documento que la urbanización de esta zona “mejora sustancialmente la situación actual, pues armoniza y contribuye a la puesta en valor de las zonas de protección identificadas”. También señalan que la ordenación propuesta producirá una “mejora significativa de la calidad visual y paisajística del ámbito y su entorno”, además de en las condiciones de habitabilidad y en la protección de los bienes con valor patrimonial.

Las obras de urbanización del polígono, que ocupa 15.781 metros cuadrados, tienen un presupuesto de casi 1,6 millones, que será aportado por los promotores. El primer proyecto para esta zona se presentó en 2012, pero quedó paralizado hasta 2017, año en que volvió a plantearse a petición del Concello, aunque los propietarios del suelo no lo hicieron hasta mayo de 2018 tras negociar la actuación con el Gobierno local de Marea Atlántica. Desde entonces se resolvieron problemas apreciados en el proyecto hasta que fue aprobado por la Junta de Gobierno Local el pasado octubre.

Una vez que los promotores reciban el visto bueno para urbanizar el polígono, deberán presentar el proyecto para construir los edificios, que podrán tener hasta nueve alturas. La urbanización diseñada por los propietarios de los terrenos plantea crear zonas verdes y áreas de juego infantiles tras la playa de San Amaro y en el triángulo formado por la avenida de Navarra, la residencia Torrente Ballester y la calle Fuente de San Amaro, así como entre el cementerio, el paseo marítimo y los extremos de las calles San Amaro y San Pedro, que ahora terminan en un descampado.

Compartir el artículo

stats