Kiosco

La Opinión de A Coruña

Garufa: cultura de club, santuario de los músicos

La sala coruñesa celebra desde mañana sus 30 años de actividad con un variado programa de conciertos que abre Kenny Garrett

Pepe Doré, apoyado en una mesa del Garufa Club junto a un cuadro de Jorge Cabezas. | // VÍCTOR ECHAVE

La música tiene un templo en Garufa, un “santuario de los músicos”, como le gusta comparar a su propietario, Pepe Doré. Un lugar de comunión entre el público y el músico, en el que el artista, sobre todo, se siente “cómodo”. Con este espíritu, el del placer y bienestar, nació hace treinta años en A Coruña la sala Garufa —hoy Garufa Club—, más que un local de conciertos: un auditorio de la cultura, la cultura de club. Y hay celebración.

Kenny Garrett en quinteto (mañana a las 22.00, con las entradas agotadas), Tito Alcedo & Nono García, Tiruleque, Ray Gelato & The Giants, Marta Soto, Neon Collective Tributes, Adam Green, Ñu, Los Motores, Sisters in the House, Octopus’s Garden, Sangre de Muérdago con Jonathan Hutlén, Laura Cox, Freedom y las bandas residentes del local Garufa Blue Devils Big Band y Son de Camagüey —la más longeva— forman el cartel del ciclo de conciertos programado por Garufa para festejar durante un mes, hasta el 28 de mayo, sus tres décadas de actividad, primero en la Ciudad Vieja y desde 2014 en la calle Riazor, donde proyectaba antes el cine Valle Inclán.

El programa, que completan dos sesiones de teatro, recoge la esencia ecléctica y generosa que ha convertido Garufa en un lugar de referencia para los músicos de cualquier estilo, para bandas y cantantes de Galicia, de España y del resto del mundo. Soul, folk, pop, rock, swing, indie y jazz, además de formaciones que rinden tributo a distintos músicos y géneros (The Beatles, Aretha Franklin, U2, The Cure, Depeche Mode…) están presentes en ese cartel. Todos caben en Garufa. “Siempre he apostado por la música de calidad al margen de las tendencias y el programa de esta celebración resume la política cultural de la sala”, dice Doré.

Alrededor de 5.500 conciertos ha disfrutado el público que ha pasado en estos treinta años por la sala coruñesa y se ha entregado por unas horas en su vida al deleite de la música de nombres que eran conocidos cuando actuaron o que no lo eran y después lo fueron. “Love of Lesbian cuando nadie oía hablar de ellos, Pedro Guerra, Elliott Murphy, Sumrrá, Javier Ruibal, Uxía, Chuck Prophet, los Flamin’ Groovies, Santiago Auserón...”, cita de carrerilla Doré. “Si por algo nos hemos diferenciado es por haber dado cobijo a la música afrocubana, con la que tenemos una afinidad cultural más clara que con otros estilos, y que muchas veces es denostada, sobre todo en España”, matiza el propietario, detallista en las explicaciones, que pasan por raíces e influencias y llegan al presente.

Garufa “se montó desde la perspectiva del músico, no del empresario de hostelería”, echa la vista atrás Doré, también vicepresidente del colectivo Clubtura, que hoy se define “todavía” como “un músico jugando a empresario”. “Por eso nuestro proyecto es más cultural que hostelero, aunque este enfoque empresarial es necesario para sostener la celebración de conciertos cuando no existe un apoyo público suficiente”.

Doré formaba parte de Los Doré, con Marcos Meléndrez y Marcos Iglesias, cuando en 1992 dieron nacimiento a la sala Garufa en la calle San Francisco, hogar de conciertos hasta 2013. Allí ensayaban y actuaban Pepe y el grupo, afanados entonces en la grabación del disco Estás buscando guerra. Toda España se recorrió Doré en los años siguientes con diversas aventuras musicales. Tras el cierre del local de la Ciudad Vieja llegó el traslado a Riazor. La reconversión del pub 20, que sucedió al cine Valle Inclán, llevó tiempo, y “contratiempos”. Garufa Club es ahora la sala de conciertos a la que “uno quisiera llegar y sentirse cómodo”, confiesa el dueño. Lo ha conseguido.

Esta semana arranca el mes de celebración musical de Garufa Club. El invitado especial de apertura es hoy un grande del jazz, el saxofonista Kenny Garrett, formado como miembro de la banda de Miles Davis en la década de los ochenta, que actuará con quintento. El dúo de guitarristas que forman Tito Alcedo y Nono García tocará el viernes y Tiruleque, el sábado.

Compartir el artículo

stats