Kiosco

La Opinión de A Coruña

Una promotora reclama al Concello terrenos de As Percebeiras en la zona del Millennium

La empresa Gerión asegura que son continuación de las fincas que posee en el polígono y que llegan hasta el mar | El Ayuntamiento las inscribió en 1999 a su nombre por “posesión inmemorial” y volvió a hacerlo en 2021

Obelisco Millennium y, a la izquierda, parte de los terrenos reclamados por Gerión. | // EDUARDO VICENTE

Una empresa con terrenos en el polígono de As Percebeiras disputa al Concello la propiedad de parcelas del mismo situadas al otro lado del paseo marítimo y en el entorno del Millennium, al borde del mar. Esas parcelas no son edificables, pero, al estar integradas en el denominado Plan Especial de Labañou, conceden a su propietario edificabilidad en los lugares del polígono en los que está prevista la construcción de viviendas.

Promotora Urbanizadora Gerión presentó en febrero un recurso de reposición contra la desestimación de las alegaciones que planteó al inscribir el Concello a su nombre las fincas que la empresa considera de su propiedad, pero fue rechazado, aunque la empresa puede continuar su lucha en los tribunales. La disputa se remonta a 1999, cuando el Gobierno local presidido por Francisco Vázquez incorporó al patrimonio municipal 11.796 metros cuadrados que figuraban con la denominación de Percebeiras.

Dos copropietarios de terrenos en la zona, Raúl Pedreira de la Iglesia y Antonio de la Iglesia Mantiñán, este último fundador de la promotora Isoman, alegaron que sus fincas llegaban hasta el borde del mar y que la finca inscrita por el Concello les pertenecía. Ambos manifestaron que la denominación de Percebeiras también se extendía a sus propios terrenos y que en su descripción se indica que terminan en un camino y en la orilla del mar.

El Concello argumentó que era el titular de las parcelas por “posesión inmemorial” y acabó registrándolas a su nombre. Una sentencia del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia obligó al Concello a efectuar una investigación para garantizar que realmente esos terrenos le pertenecían. El Gobierno local se comprometió a realizarla, pero finalmente no la puso en marcha.

La paralización del proyecto inmobiliario de As Percebeiras favoreció que este conflicto cayera en el olvido y que el expediente para la investigación caducase, hasta que en 2021 el Concello lo reinició y lo aprobó en abril de ese año, cuando los promotores del polígono habían presentado ya un nuevo diseño para la urbanización que proyectan.

Al insistir la administración municipal en que las fincas son de su propiedad, Gerión, que había adquirido 7.282 metros cuadrados de Raúl Pedreira de la Iglesia, presentó alegaciones en las que acusó al Concello de elaborar este expediente “como si consistiera en parchear el pinchazo padecido durante la tramitación anterior”. Al haberse superado los seis meses fijados para tramitar el expediente, reclamó que se declarase su caducidad, aunque el Concello respondió que fue la empresa quien demoró la tramitación al no recoger las notificaciones que se le enviaron.

La promotora destacó que no se habían actualizado los datos del Registro de la Propiedad del primer expediente, que se referían a 2008, por lo que el Concello “maneja datos obsoletos sobre la identidad de las personas propietarias de fincas en el lugar que son obviamente personas interesadas”, aunque el Concello aseguró que los actualizó al ser informada de este hecho.

La empresa echó en falta además pruebas de la posesión inmemorial de las fincas por el Concello y destacó que “la memoria todavía arroja datos de que el Ayuntamiento procedió a demoler numerosas construcciones existentes en parte de los terrenos del lugar cuando ejecutó el paseo marítimo y un monolito en forma de obelisco”.

Otra de sus alegaciones fue que la Jefatura de Costas y Puertos de Galicia del Ministerio de Obras Públicas realizó en 1969 un deslinde de la costa de la zona en cuyos planos figura que las fincas de Raúl Pedreira de la Iglesia lindaban con el mar, sin que el Concello presentase ninguna reclamación desde aquel año.

El Concello justificó que los terrenos no se inscribiesen hasta 1999 en el Inventario municipal de Bienes Inmuebles y el Catastro por el hecho de que hasta 1986 no existía obligación legal de hacerlo para los ayuntamientos y recordó que en ellos “existían instalaciones y chabolas que se retiraron con motivo de la realización del paseo marítimo”, acción que dio lugar a la presentación de recursos que fueron favorables al Concello y en los que no se negó la propiedad municipal de las fincas.

También destacó que en el plano del Amillaramiento de Rústica, que refleja la distribución de las fincas hace más de 60 años, así como en los planos del Catastro de 1972 y 1989, aparecen la parcela Percebeiras y el camino público que limita con los terrenos destinados a usos agrícolas allí existentes, así como ese camino a su vez colinda con otra porción de terreno que lo separa del mar.

El vial puede verse también en las fotografías de los vuelos aéreos de 1963, 1967 y 1977, y figura además en el Inventario Municipal de Caminos Públicos de 1995. Sobre la descripción de las fincas que fueron propiedad de Raúl Pedreira de la Iglesia, el Concello advierte que Gerión “solo describe interesadamente los lindes de dos de ellas”, ya que las inscripciones registrales “también harían mención a esa zona sin uso agrícola, que tiene toda la apariencia de un bien de titularidad municipal por ser destinado al uso general, con la única salvedad de las ocupaciones antes señaladas y que fueron desalojadas en su momento”.

Esto lleva a la administración municipal a concluir que las fincas cuya propiedad reclama la promotora “no pueden colindar con el mar y sí con el camino público”, al que considera “linde de carácter invariable por su propia naturaleza de dominio público”, así como con la finca investigada, de la que dice que “debe ser declarada de titularidad municipal e inventariada”.

Texto

Compartir el artículo

stats