Kiosco

La Opinión de A Coruña

La Xunta reduce la exigencia ambiental en la tramitación del cambio urbanístico de la ría

Exige solo una evaluación simplificada de la nueva ordenación | Rechaza la petición de Marea de rebajar más la edificabilidad | El recorte de pisos en Astilleros Valiña afecta a la viabilidad del proyecto, según la propietaria

Antiguo parque marisquero situado al pie del Hospital Materno Infantil en la ría de A Coruña. Víctor Echave

La modificación de la ordenación urbanística del litoral de la ría de O Burgo entre la playa de Oza y el puente de A Pasaxe se efectuará con una evaluación ambiental simplificada y no ordinaria al no prever “efectos ambientales significativos”, según decidió la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda al aprobar el Informe Ambiental Estratégico que precisa esta iniciativa. Esta resolución plantea una menor exigencia al Concello en el terreno ambiental y acortará los plazos para tramitar ese cambio del plan general, para el que el Gobierno local precisa de al menos el voto favorable de Marea Atlántica. Este grupo propuso que la evaluación ambiental fuese ordinaria y reclamó una mayor reducción de la edificabilidad en este sector, que la propuesta municipal sitúa ahora en el 67%.

El informe de la consellería incluye también aportaciones de personas y empresas interesadas en esta actuación a las que no menciona, pero, a la vista de su contenido, la que se refiere a la ordenación prevista para el solar de los antiguos Astilleros Valiña tiene que provenir de la empresa propietaria del terreno, Landcompany 2020. El documento menciona que la propuesta del Concello, que rebaja la edificabilidad en ese lugar en un 62,5%, “incrementa los costes de urbanización e implantación de las edificaciones”, por lo que considera que “afecta a la viabilidad del desarrollo”.

También señala que esa ordenación “altera las condiciones de implantación de la edificación del actual polígono”, para el que la empresa presentó un estudio de detalle que preveía la construcción de 112 viviendas un día antes de que el Concello aprobase la suspensión de la concesión de licencias urbanísticas durante un año para tramitar este cambio del plan. Frente a ese número de pisos, la propuesta municipal es de solo 56.

A pesar de no requerir una evaluación ambiental estratégica ordinaria, Medio Ambiente reclama la inclusión en la modificación urbanística de un estudio del paisaje y una justificación de que se cumplen las Directrices da Paisaxe de Galicia. También deberá atender las exigencias de la Dirección Xeral de Patrimonio para la protección de los bienes culturales en toda la zona y tendrá que tener en cuenta la posible subida del nivel del mar al trazar el sendero litoral proyectado, en especial en el relleno existente junto al puente de A Pasaxe en el que se asientan naves industriales, ya que considera “esperables fenómenos costeros derivados del cambio climático” que para la consellería hacen recomendable “limitar las actuaciones a lo imprescindible”.

A pesar de que la Dirección Xeral de Ordenación do Territorio indica en este informe que la modificación urbanística “reduce de forma importante” la edificabilidad de los polígonos residenciales y aumenta los espacios libres, tanto Marea como personas que presentaron propuestas defienden que no se justificó el aumento de vivienda propuesto y que las proyecciones de su demanda y del crecimiento demográfico son erróneas.

El Instituto de Estudos do Territorio reclama una ordenación “armónica” del conjunto y un tratamiento adecuado de las traseras de los edificios, así como el uso de una carta de colores y materiales en el núcleo de As Xubias de Abaixo.

La pasarela y los accesos al hospital afectarán a la zona

La nueva ordenación proyectada por el Concello para el borde de la ría no incluye todavía los cambios que introducirán en este espacio dos actuaciones de la Xunta: los nuevos accesos al Hospital Universitario tras su ampliación y la pasarela peatonal y ciclista que unirá As Xubias con la playa de Santa Cristina. La propuesta inicial del Gobierno gallego para acceder al centro sanitario incluía una glorieta elevada de gran tamaño sobre la avenida de A Pasaxe que preveía la instalación de uno de sus soportes junto al muro del Pazo do Inglés, que cuenta con protección patrimonial. El Concello defendió la aplicación de una solución menos agresiva que llevó a la Xunta a proponer una nueva glorieta que no precisa apoyarse en las proximidades del pazo, aunque cuando se presente el proyecto definitivo habrá que comprobar su encaje con el cambio del plan general en tramitación. La pasarela tampoco figura por el momento en esta modificación urbanística, ya que, aunque el Ejecutivo autonómico preveía licitar su construcción de forma inmediata a pesar de no haber expuesto el proyecto al Concello y carecer de un informe de Costas, anunció luego que la pospondría para realizar previamente estudios sobre las mareas y corrientes en ese punto.

Compartir el artículo

stats