Showa Denko estudia adquirir la antigua fábrica de Alcoa para fabricar grafito para baterías

El resto de “posibles opciones” de la multinacional japonesa, con una planta en Agrela, están “dentro de la provincia” | La empresa, electrointensiva, se abastecerá con los parques eólicos de Tornado y Orzar, en Carballo y Tordoia

Instalaciones de la actual fábrica de Showa Denko en A Coruña.   | // LA OPINIÓN

Instalaciones de la actual fábrica de Showa Denko en A Coruña. | // LA OPINIÓN / enrique carballo

La empresa Showa Denko Spain, perteneciente a una multinacional japonesa y con una fábrica dedicada a la producción de productos de grafito en el polígono de Agrela, plantea expandirse utilizando las instalaciones de la vecina fábrica de Alcoa, actualmente propiedad de la sociedad, Alu Ibérica LC, que se encuentra en proceso de liquidación.

Según fuentes de Showa Denko, la antigua Alcoa es “una de las posibles localizaciones” de una nueva instalación dedicada a crear grafito para baterías, si bien el plan de viabilidad del proyecto incluye “otras posibles opciones” que “en principio, se buscan dentro de la provincia”.

De acuerdo con fuentes de los antiguos trabajadores, Showa Denko es “acreedora” de Alú Ibérica, dedicada a la fabricación de aluminio, y tienen “negocios compartidos”, si bien la empresa no indicó cuánto es el montante de la deuda entre ambas sociedades a este diario. En el balance de Showa Denko en 2021 no aparece mencionada explícitamente Alu Ibérica, pero las deudas a cobrar con empresas que no son clientes o parte de su grupo son bajas.

La intención de Showa Denko de expandirse en la comarca se dio a conocer el pasado mes de febrero, durante una visita del expresidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, a al planta. Allí se anunció que Showa Denko proyectaba la construcción de una fábrica de grafito para baterías en colaboración con el Instituto Gallego de Promoción Económica (Igape), y que la nueva instalación contaría con 400 millones de inversión.

La nueva fábrica tendría la capacidad de fabricar unas 60.000 toneladas de grafito artificial, orientados a las baterías de vehículos eléctricos. Según afirmó Feijóo, con la producción de la futura fábrica se podría abastecer hasta a un millón de vehículos anuales, cubriendo “todos los coches que se pudieran fabricar en España en los próximos años y también una parte importantísima de las baterías de toda la UE”.

La multinacional buscaba una parcela de unos 200.000 metros cuadrados, bien en el polígono de Agrela (la actual factoría se encuentra en las proximidades de la rotonda de Marineda) o en otros polígonos próximos.

Relación con parques eólicos

Si bien la localización definitiva de la futura fábrica no se ha determinado, Showa Denko está ligada a la comarca por dos proyectos. Uno de ellos es la instalación dentro de su actual fábrica de un centro especializado en ánodos de grafito, un proyecto prioritario de la candidatura gallega a los fondos Next Generation. Además, la empresa será el principal cliente de los parques eólicos Tornado y Orzar, cuya tramitación estatal se aprobó el mes pasado.

La capacidad de estas dos instalaciones, promovidas por la empresa coruñesa Greenalia y ubicadas en Carballo, Valdo do Dubra, Tordoia y Trazo, superará los 133 megawatios, y se han planteado para abastecer a Showa Denko, gran consumidora de electricidad debido a los procesos industriales que realiza en la planta que ya existe. En febrero, Feijóo había planteado la psobilidad de autorizar “algún parque eólico” si se comprometía a dar suministro a la futura fábrica.

El Gobierno gallego ha reclamado al central “sensibilidad” para acelerar la tramitación de estos dos parques, que supondrán una inversión próxima a los 98 millones y que, según afirma el presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, supondrán un ahorro “de alrededor de 60 millones de euros en electricidad” para la empresa de grafito.

De acuerdo con el informe de gestión de 2021 de Showa Denko, la empresa consiguió un resultado positivo próximo a los 15 millones de euros ese año, frente a las pérdidas de 2020, y la producción se mantuvo en torno a un 90% de la capacidad que posee.

La mayor parte de la cifra de negocios, de más de 152 millones de euros, proviene de la venta de electrodos para el mercado internacional, especialmente de otros países europeos. El número de trabajadores al final de año era de 169 personas.

Garantizar empleo

De acuerdo con las condiciones del plan de liquidación de Alu Ibérica, presentado por la entidad concursal, se dará prioridad a la hora de vender las instalaciones a la ofertante que asuma el “compromiso de generación de empleo o que garantice la continuidad de una actividad industrial”. La preferencia solo se producirá cuando el oferente se comprometa a mantener “al menos un centenar de puestos de trabajo”. El ERE de Alu Ibérica afectó a más de 300 empleados. La futura fábrica de Showa Denko, según la Xunta, crearía “varios cientos de empleos”.

Bonificar el mantenimiento de empleo fue una de las peticiones de Showa Denko durante el proceso de elaboración del plan de liquidación, pues la empresa presentó alegaciones junto con el Ministerio de Industria, y los sindicatos Comisiones Obreras y CIG, según publicó el medio Economía Digital. La empresa también pedía rebajar el precio mínimo de venta de la instalación.

Suscríbete para seguir leyendo