Kiosco

La Opinión de A Coruña

Tráfico en A Coruña: Alfonso Molina se acerca al nivel prepandemia y el centro sigue por debajo

El principal acceso a la ciudad registró más vehículos durante dos meses de este año que en 2019

Avenida de Alfonso Molina. | // VÍCTOR ECHAVE

La eliminación de las restricciones a la movilidad provocadas por el coronavirus ha supuesto la vuelta del tráfico rodado a las calles y accesos de A Coruña, tras meses con niveles muy por debajo de lo habitual, lo que dejó imágenes de viales casi vacíos. ¿Pero en la actualidad circulan más vehículos que antes de la crisis sanitaria? Los datos registrados por las estaciones de aforo —dispositivos que se implantan en las carreteras con el objetivo de contabilizar el número de usuarios— del Concello en los principales itinerarios revelan que, en líneas generales, hay menos, aunque con una tendencia al alza en los últimos meses.

La avenida de Alfonso Molina, principal acceso a la urbe, presenta unos niveles de tráfico que se aproximan a los de 2019. En los seis primeros meses de este año, este vial tuvo unas intensidades medias diarias (IMD) que oscilaron entre los 46.261 vehículos de enero, la más baja, y los 55.300 de abril, la más alta. En el mismo periodo del año previo al inicio de la pandemia, la cifra más baja se produjo en marzo, con 50.021, y la más elevada en junio, con 56.084. Si se compara un año con otro, en 2022 solo en dos meses el nivel de tráfico fue superior, por muy poco, al de 2019: marzo y abril, con 51.058 y 55.300 vehículos. Mientras en 2021 el tránsito siempre se mantuvo por debajo del nivel previo al COVID.

Hay que tener en cuenta que en el primer semestre de este año ocurrieron dos importantes factores con influencia en el número de coches que salen a la carretera: el elevadísimo incremento en el coste de los combustibles, llegándose a registrar precios por encima de los dos euros por litro —una situación inédita hasta ahora en toda España—, y el paro convocado en el sector del transporte, que comenzó a mediados del mes de marzo y paralizó el tránsito de la mayor parte de los vehículos pesados. Esto tuvo importantes efectos en la sociedad española, ya que la falta de materia prima derivó en una reducción en la actividad empresarial e industrial de la ciudad.

En cuanto a la circulación por el centro de la ciudad, los datos del Concello muestran que el número de vehículos todavía se mantiene por debajo del nivel de 2019. En concreto, en la calle Juan Flórez la intensidad media diaria registrada en el primer semestre de este año siempre se situó entre los 12.300 y los 12.700. Mientras que en los mismos meses de hace tres años esta cifra osciló entre los 14.300 y 14.800. Esto significa que esta vía, que comunica la plaza de Pontevedra con Alfonso Molina, ha perdido cerca de 2.000 usuarios.

En la ronda de Outeiro se produce una situación similar a la de Juan Flórez. Entre los meses de enero y junio la IMD se situó entre los 19.000 y los 20.000 coches, mientras que en el mismo espacio de tiempo de 2019, la cifra varió entre los 20.000 y los 21.000, es decir, unos 1.000 menos, según los datos registrados por el Ayuntamiento.

La Consellería de Infraestruturas e Mobilidade también realiza un estudio que analiza el tráfico de la autopista entre A Coruña y Carballo, la AG-55. En el tramo hasta Arteixo, los datos muestran que en el primer semestre de este año el número de usuarios siempre fue inferior al contabilizado en 2019, con la excepción del mes de junio, en el que se superó la cifra, con 15.401 coches de media, frente a las 15.311 de hace tres años.

El estudio de la Xunta permite comprobar que sí existe una recuperación constante, pero lenta, del tráfico en la AG-55. Los niveles de 2022 han sido mejores en los seis primeros meses que en el mismo período de 2021.

Compartir el artículo

stats