03 de octubre de 2011
03.10.2011

Matías Pascual, un argentino en territorio enemigo

03.10.2011 | 02:00
Pascual, en un partido con la selección argentina ante España. / lo

La selección española de hockey sobre patines se proclamó campeona del mundo en territorio enemigo, ya que disputó la final contra Argentina en San Juan, pero a un sanjuanino le tocó vivir el partido en A Coruña y rodeado de compañeros que animaban en la misma dirección, a la roja. Matías Pascual, el nuevo jugador del Coinasa Liceo, de hecho, bien podría haber jugado el encuentro. Estuvo en la preselección de su país, realizó los entrenamientos previos al campeonato, pero fue el último descarte del seleccionador José Martinazzo, hermano del mítico jugador verdiblanco Daniel Martinazzo.

Eso hizo que su llegada a tierras herculinas se adelantara unas semanas, por lo que está teniendo más tiempo para adaptarse a la ciudad y conocer a sus nuevos compañeros. Con varios de ellos -Toni Pérez, Eduard Lamas y Sergi Miras- vivió la pasada noche la final del Mundial. "Estuvo bien, pero fue un poco raro ser el único animando a Argentina. Pero bueno, lo vivimos con respeto", explica. El entrenador del equipo, Carlos Gil, también argentino, podría ser el único de su bando. "Aún no he compartido impresiones con él, no sé si tendría el corazón dividido, yo creo que fue con Argentina". Pascual, sin embargo, no puede ocultar la decepción de no haber podido estar allí junto a sus compatriotas y ante las 12.000 personas que abarrotaron el Aldo Cantoni, algo así como La Bombonera del fútbol: "Sentí mucha nostalgia, quería haber estado allí, en San Juan, con toda la gente. Había un ambientazo y creo que para todos los jugadores que lo han vivido será inolvidable".

Sobre el juego comenta que fue un "partido en el que España y Argentina dieron un lindo espectáculo", ya que considera que son las "dos gran potencias del hockey", aunque cree que los suyos cometieron errores en los marcajes, sobre todo en los dos primeros goles de España y que al final "no les alcanzó el tiempo" para remontar. Sobre su futuro compañero Jordi Bargalló, que se exhibió durante todo el campeonato y también en la final con un golazo, cree que es "uno de los mejores jugadores del mundo" y que hizo un "partido excelente". Además, espera "aprender mucho de él" en la temporada que empieza, para la que poco a poco está cogiendo el ritmo, los horarios y adaptándose a los compañeros. "Quiero que sea lo más rápido posible y para ello trabajo día a día. Estoy con ansia de que comience la competición", concluye.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Buscador de deportes