11 de julio de 2018
11.07.2018
baloncesto

El Maristas, entre sonrisas y lágrimas

El club sabrá si asciende a Liga 2 hoy, mismo día que pasarán por el quirófano dos de sus autoras, Marina Feijoo y Eugenia Filgueira, que se perderán toda la temporada

11.07.2018 | 00:52
La plantilla del Maristas, tras perder la final por el ascenso contra el Ardoi.

Seguramente hoy sea uno de los días más felices en la historia del equipo de baloncesto del Maristas porque después de varias temporadas persiguiendo el objetivo del ascenso a Liga Femenina 2, puede confirmarse su sueño. Pero también uno de los más tristes porque dos de sus autoras, Marina Feijoo y Eugenia Filgueira, que contribuyeron activamente a que el conjunto llegara a la final del play off -que después perdió contra el Ardoi- pasan por el quirófano tras romperse el ligamento cruzado y se perderán toda la próxima temporada, lo que les dejará sin disfrutar del premio final a su trabajo. Una montaña rusa de emociones, como también lo fue pasar de la decepción que supuso la derrota en casa, con todo el público a su favor, en la final contra el Ardoi a la esperanza de que las renuncias del Basketmar y Joventut les abrieran la puerta de la segunda categoría del baloncesto femenino español. Hoy se hará oficial para quiénes son esas plazas libres y el club coruñés tiene la plena confianza de que una de ellas lleve su nombre.

La Comisión Delegada de la Federación Española tendrá la última palabra. En ella se decidirán hoy los equipos de todas las categorías nacionales. En Maristas creen que pueden ser uno de los beneficiados tanto de la renuncia del Basketmar asturiano y del Joventut catalán como de que el Oviedo, que descendió, no haya solicitado reengancharse. Son dos plazas libres, aunque en Cataluña apuntan a que el Joventut ya le habría vendido el puesto a otro club de la zona, algo que según el reglamento no está permitido. El Siglo XXI es otro de los aspirantes. Y el Maristas, por méritos deportivos, tiene que estar arriba y ser uno de los candidatos. El año pasado, que había sido tercero en el play off de ascenso, se quedó a las puertas. Este, tras ser segundo, estará más arriba en el ranking de la Federación.

Todos cruzan los dedos aunque a Marina Feijoo y Eugenia Filgueira la alegría no pueda ser completa. Ellas tienen ante sí otro reto. Las dos tienen roto el cruzado, una de la rodilla derecha y otro de la izquierda. Las dos se operan hoy, en el mismo hospital, prácticamente una detrás de otra. Les quedan por lo menos ocho meses de recuperación, lo que significa que aunque apuren del todo los plazos, con toda seguridad no lleguen a jugar ningún partido en Liga Femenina 2, por lo menos la próxima temporada. Para Marina ya es la segunda vez. Eugenia, por su parte, se lesionó precisamente en la final contra el Ardoi. Lo mismo que le había pasado un año antes a Bea Sanz en el último y decisivo partido de liga. Y a Andrea Pérez en otras dos ocasiones. Les salen caras las fases finales al Maristas. A las tres se les pusieron los pelos de punto cuando su compañera estaba doliéndose sobre la pista. Andrea lo tuvo claro. "Se rompió", predijo. Tuvo razón. Ahora solo les queda recuperarse y volver con más fuerza.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

LaLiga

Deportistas, héroes y solidaridad

¿Qué hace un madrileño del barrio de Chamartín en pleno Mozambique?


Buscador de deportes