05 de diciembre de 2019
05.12.2019
La Opinión de A Coruña

Deporte con mayúsculas

Las seis historias de los premios especiales reencuentran con el verdadero significado del deporte: Arsenio Iglesias, Martín Liste, ENKI, Jorge Pena, Dépor Genuine y Antonio Sandino las protagonizan

05.12.2019 | 00:27
Deporte con mayúsculas

No hace falta ser el que se cuelga más medallas para ganar un campeón. Los premios especiales del jurado de la Gala do Deporte da Coruña e a súa Comarca reconocieron seis historias de esas que reencuentran con el verdadero significado del deporte. Desde la amistad entre Martín Liste y Faisal Dauda pasando por la figura de Arsenio Iglesias, que sí, ganó títulos, pero también lo perdió y solo le hizo más grande; hasta la aventura incansable de Jorge Pena, casi dos meses de travesía por el Atlántico, los ejemplos de inclusión que dan desde ENKI y el Dépor Genuine o el esfuerzo diario de Antonio Sandino para triunfar en judo. Son deporte con letras mayúsculas.

El que recibió la ovación de la noche fue el Premio a la Trayectoria a Arsenio Iglesias, el alma del Súper Dépor. Él no pudo acudir a la cita, pero lo hizo en su representación su hijo Antonio, que reconoció que en los últimos tiempos a su padre le llueven los homenajes "públicos y privados" incluso cuando la gente se le acerca cuando sale a la calle. Ese cariño se reflejó en el video que el Deportivo le preparó para su homenaje en Riazor en 2016 y que fue proyectado en la Gala.


Esta ya había comenzado fuerte cuando Alfonso Hermida contó la historia de deportividad de Martín Liste, el gesto de compartir sus medallas de oro con Faisal Dauda, al que las normas sobre la participación de extranjeros en los Campeonatos Gallego le habían impedido subir al podio pese a haber ganado las pruebas. El ghanés, afincado en Pontevedra, le devolvió el gesto al entregarle el premio. Esperemos que Martín ahora no lo divida en dos.

Más solitaria fue la aventura de Jorge Pena, que obtuvo una mención especial. Aunque la había comenzado acompañado por Jesús de la Torre tuvo que abandonar al poco de salir de la Gomera. Quedaban 58 días por delante y no se rindió. En mente, una buena causa, Cris contra el Cáncer y llegar a Antigua y Barbuda.

No hace falta ser el primero. Solo intentarlo. Superarse. Demostrar que no hay imposibles y que la capacidad no depende de unas cualidades físicas. ENKI, premio a la Solidaridad, y el Dépor Genuine, mención especial, lo demuestran día a día.

También Antonio Sandino, al que los lectores de LA OPINIÓN supieron reconocer el esfuerzo para ser campeón de España de judo.


DOS MEDALLAS MUY ESPECIALES

El año pasado, en la primera edición de la Gala do Deporte da Coruña e a súa Comarca, Alfonso Hemida apareció en el escenario con una medalla muy especial, la que Ramón González había ganado con sus compañeros de la selección española de fútbol en los Juegos Olímpicos de Amberes 1920, la primera para un deportista coruñés en esta cita universal que se celebra cada cuatro años —después vendrían la de Fernando Romay en Los Ángeles 1984, la de Pucho Boedo en los Paralímpicos de Atlanta 1996 y el oro de Sofía Toro en Londres 2012—. En esta ocasión, el periodistas de la Televisión de Galicia, que repitió como conductor de la Gala, repitió con una medalla en sus manos, esta vez la que había protagonizado la historia a la deportividad de 2018.

Era la que Martín Liste se había quitado del cuello para colgársela a su rival pero colega Faisal Dauda cuando este, que le había ganando en competición, no pudo subir a recogerla al podio como ganador por su condición de extranjero. Su gesto inspiró el arranque de esta edición de los premios organizados por LA OPINIÓN y el Concello. Martín Liste subió al escenario. Quizá la presencia de la medalla le diera una pista de quién había sido el escogido para entregarle el premio, pero se le iluminó la cara cuando desde detrás del escenario apareció Faisal Dauda para devolverle el gesto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes