08 de marzo de 2020
08.03.2020
Balonmano. Copa del Rey

El Barcelona gana su séptima Copa de balonmano seguida

Los azulgranas se confirman como dominadores en España tras arrollar 40-25 al Benidorm

08.03.2020 | 19:55
El Barcelona gana su séptima Copa de balonmano seguida.

El Barça cumplió con los pronósticos y sumó su vigésimo cuarto título de campeón de Copa, el séptimo de manera consecutiva, tras imponerse este domingo por 40-25 al BM. Benidorm, en una final que sirvió de despedida de torneo copero para dos iconos del balonmano nacional, los barcelonistas Raúl Entrerríos y Víctor Tomas.

Al igual que ya ocurrió ante el Bidasoa en los cuartos de final y ante el Liberbank Cuenca en las semifinales, el conjunto alicantino no se dejó amedrentar por el papel de víctima propiciatoria que le auguraban todos los pronósticos.

De hecho, el técnico del BM. Benidorm, Fernando Latorre, no dudo en arriesgar y apostó desde el inicio con atacar con siete jugadores, en un intento de sorprender al todopoderoso equipo azulgrana.

Una fórmula, que pese a que en un principio pareció abocada al fracaso, tras concluir el primer ataque alicantino con un gol de portería a portería del guardameta Gonzalo Pérez de Vargas, permitió al Benidorm plantar cara al Barcelona durante los primeros nueve minutos de juego.

La presencia en el ataque alicantino de dos pivotes, el portugués Jos Leitao y José Oliver, permitió al Benidorm encontrar el camino hacia el gol en los extremos, donde Álvaro Cabanas y Josep Folqués demostraron su calidad
Y cuando no fueron los exteriores, fue el pivote portugués Leitao, uno de las grandes sensaciones del Benidorm en esta Copa del Rey, el que encontró los espacios para poder batir la portería azulgrana.

De hecho, un gol de Leitao, que cerró el primer tiempo con tres dianas, permitió al equipo alicantino, situarse a los nueve minutos de juego a tan sólo un gol (6-5) del Barcelona.

Pero si los alicantinos soñaron en algún momento con poder realmente plantar cara al conjunto azulgrana, los de Xavi Pascual se encargaron rápidamente de despertarles de su sueño con un contundente 8-2 en los siguientes once minutos.

Un demoledor parcial en el que jugó un papel fundamental el guardameta azulgrana Gonzalo Pérez de Vargas, que con sus continuas paradas -el toledano cerró el primer período con ocho intervenciones- acabó definitivamente con las esperanzas alicantinas.

Con la portería bien guarecida y al defensa azulgrana cada vez más adaptada al ataque con siete jugadores, lo que obligó a Fernando Latorre a desistir mediada la primera mitad de su uso, el Barcelona pudo por fin dar rienda suelta a su fulgurante juego de contraataque.

Una faceta en la que volvió a brillar, como ya es costumbre el velocísimo Aleix Gómez, pero cuando no fue el joven internacional español el encargado de batir la portería alicantina, el Barça siempre encontró el camino hacia el gol en el pivote francés Ludovic Fábregas.

Goles y más goles a los que aportaron el toque de calidad, dos genios como el central croata Luka Cindric o el español Raúl Entrerríos, que en su despedida del torneo copero volvió a dejar pinceladas de su enorme talento.

Una amplia y variada gama de recursos a la que el Benidorm apenas pudo oponer resistencia con los goles del lateral argentino James Lewis Parker, lo que propició que la ventaja y azulgrana no dejase de crecer y crecer hasta alcanzar los nueve goles de diferencia (21-12) a la conclusión del primer tiempo.

Renta que no aplacó la voracidad del Barcelona que se disparó hasta los trece goles de ventaja (29-16) a los ocho minutos de la segunda mitad, gracias a un nuevo gol de Fábregas, que demostró el porqué de su condición como mejor pivote del mundo.

Pero ni aún así se les borró la sonrisa de la cara a los jugadores del BM. Benidorm, que ya habían ganado su final particular, tras plantarse, en su debut en una Copa del Rey, en el último partido del torneo.

Una inesperada trayectoria que traerá como premio para los alicantinos su participación la próxima temporada en la Copa EHF, una recompensa, que no impidió que el técnico Fernando Latorre premiase el esfuerzo de sus jugadores dando minutos en la segunda mitad a los menor habituales.

Jugadores como el joven portero Roberto Rodríguez, que ya fue uno de los héroes en la eliminatoria con el Bidasoa, o el extremo Mario Dorado, que dejó más que interesantes detalles en su primera participación en una Copa del Rey.

Un torneo del que se despidió, al igual que Raúl Entrerríos, el capitán azulgrana Víctor Tomás, que con el triunfo (40-25) cosechado este domingo sobre el Benidorm se convirtió en el jugador más laureado de la competición con un total de once títulos, los siete últimos de manera consecutiva.

Ficha técnica:

40 - Barça: Pérez de Vargas (2); Víctor Tomás (2), Mem (2), Petrus (-), Fabregas (8), Raúl Entrerríos (4) y Ariño (2) -equipo inicial- Moller (ps), Mortensen (4), Sorhaindo (2), Andersson (2), N'Guessan (1), Aleix Gómez (6, 3p), Dolenec (-), Cindric (3) y Palmarsson (2)
25 - BM. Benidorm: Terçariol; Cabanas (2), Lignieres (2), Mendez (1p), Parker (3), Folqués (1) y Leitao (8) -equipo inicial- Roberto Rodríguez (ps), Pablo Simonet (2), Basualdo (-), Oliver (-), Dorado (3, 1p), Grau () y Nolasco (3)

Marcador cada cinco minutos: 4-2, 7-5, 9-5, 13-6, 15-8 y 21-12 (Descanso) 24-14, 29-17, 31-20, 34-21, 37-22 y 40-25 (Final)

Árbitros: Bustamante y Álvarez Mata. Excluyeron por dos minutos a Dolenec (2) por el Barça; y a Folqués por el BM. Benidorm.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes