01 de octubre de 2020
01.10.2020
La Opinión de A Coruña
Fútbol

El exdeportivista Borja Fernández, exonerado en el 'caso Oikos'

"He pagado un precio muy alto y espero que no tenga que seguir pagándolo", dice

01.10.2020 | 01:08
Borja celebra su gol en Balaídos en la temporada 11-12.

El exdeportivista Borja Fernández iconfía en "no seguir pagando" por una acusación, la de haber participado en amaño de partidos, que ha resultado "infundada" después de que el juez haya acordado el sobreseimiento de las actuaciones contra él, con lo que queda desvinculado del procedimiento con pérdida del estatus de investigado.

Borja se refiere en sus declaraciones a que el hecho de que fuera implicado en el caso Oikos, que sigue en fase de instrucción, hizo que se paralizara su entrada en la estructura del Valladolid, que ya se había pactado de manera verbal, hasta que el caso se resolviera, por lo que confía en que ahora "vuelvan a contar con él en el club".

Ayer por la mañana recibió un correo electrónico de la procuradora del caso Oikos en el que se confirmaba el sobreseimiento de las acusaciones contra él en dicha causa y que, por tanto, queda desvinculado del juicio oral que se iniciará cuando concluyan las fases previas.

"Hace unos meses -en mayo-se envió una petición al juez para que acordara el sobreseimiento, al no haber pruebas que me implicaran, y por fin ha respondido. Reconozco que empecé a leer el mensaje con un poco de nervios, hasta que llegué al final, estoy muy contento", dijo el exfutbolista ourensano.

Esta decisión llegó "un año y cuatro meses" después de que fuera detenido por la policía en Valladolid, y esposado, el día en que iba a reunirse con el presidente del Valladolid, Ronaldo Nazario, para hablar sobre su rol en la entidad blanquivioleta.

A partir de ese 28 de mayo de 2019 comenzó un sufrimiento que se ha "alargado demasiado", porque tenía claro que eso iba a pasar, ya que era "inocente" y, ahora, según lo que le aconsejen sus abogados, tomará "medidas y acciones" contra medios de comunicación y policía.

"He pagado un precio muy alto, y espero que no tenga que seguir pagándolo, porque iba a desarrollar un trabajo que no he podido hacer, y mi familia y yo hemos sufrido en este tiempo por muchas cosas que se han dicho en mi contra, con lo que quiero actuar para proteger mi futuro", precisó Borja Fernández.

Durante todo el día no se ha despegado del teléfono, hablando con amigos, medios de comunicación y familiares, entre otros, con su abuela, quien le ha dicho a Borja que "ya podía morir tranquila" tras conocer que su nieto había sido desvinculado de haber realizado amaños y de blanqueo de capital.

Borja trajo a su memoria imágenes y vivencias de estos 16 meses en los que ha estado en la palestra por un delito que no había cometido, el amaño de partidos, concretamente, el Valladolid-Valencia del año 2019, a raíz de una conversación con uno de los implicados, Raúl Bravo.

"Me han venido a la cabeza los momentos duros, la detención, medios que se extralimitaron, pero sé que he hecho siempre las cosas bien y que, por fin, se ha hecho justicia", ha añadido el exfutbolista del Deportivo, quien tenía pensado ir a comer con su hermana para "celebrar" el punto y final de este tormento.

Ahora su deseo es poder formar parte del club que más le ha marcado en su vida, tal y como se había acordado antes de que se sucedieran los acontecimientos. En estos meses ha hablado "bastante" con varios miembros del club "pero ahora llega el momento de la verdad y se verá si se mantiene lo hablado", concluyó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook