10 de octubre de 2020
10.10.2020
La Opinión de A Coruña

Nunca se fue a la guerra

Varazdat Haroyan, el capitán de Armenia al que las 'fake news' mandaron a combatir al Alto Karabaj, ya tiene equipo

10.10.2020 | 01:01
Varazdat Haroyan.

La semana pasada su nombre salió en medios de medio mundo: Varazdat Haroyan, capitán de la selección de Armenia, deja el fútbol para irse a la guerra. La historia era muy impactante, un jugador que colgaba las botas de tacos para calzarse las militares y luchar en el conflicto armado en el que se han embarrado su país con Azerbaiyán. El pequeño problema es que no era cierta.

Todo el embrollo se originó cuando el Larissa de la liga griega publicó en su web el siguiente mensaje. "Haroyan nos informó de que el traspaso del jugador a la AEL está anulado, al menos en esta ventana de traspasos, porque el futbolista como todos los ciudadanos armenios hasta los 40 años ha sido reclutado y ya está en el campo de batalla". De ahí empezó la espiral de fake news, sin que casi nadie intentara contrastar con el defensa, de 28 años, y su entorno para confirmar si era cierto. Este diario se puso en contacto con su agente, Daniel Azin, que explicó que Haroyan no tenía previsto retirarse y que, de hecho, tenía ofertas sobre la mesa para seguir jugando en Rusia (donde la ventana de fichajes se cierra el 17 de octubre).

El zaguero había rescindido su contrato el pasado 22 de septiembre con el Ural, tras tres temporadas en el conjunto ruso. "Haroyan está ahora en esa edad en que necesita jugar y ha estado jugando poco últimamente. Varazdat decidió irse, nosotros no lo impedimos. Es una persona muy decente y ha hecho mucho por el Ural", explicó el presidente de su exequipo, Grigory Ivanov, al anunciar su marcha. Ayer se confirmó su fichaje por el Tambov, donde lucirá el dorsal 18.

El representante de DA Sport Consulting se mostró sorprendido al ver que se había dado por bueno el bulo sin contrastar. "No sé de dónde sale esto y si lo ha publicado el Larissa será porque se frustraron al no poder ficharle". Haroyan no está, pues, en ninguna trinchera, donde le situaban el club griego y la mayoría de medios, sino concentrado con su selección, de la que ha sido capitán en los dos últimos encuentros ante la ausencia del romanista Henrikh Mkhitaryan. A las órdenes de Joaquin Caparrós, está preparando con sus compañeros el partido del próximo domingo contra Georgia, correspondiente a la Liga de las Naciones. Ayer iban a disputar un amistoso ante Albania, pero la federación albanesa decidió suspenderlo por el conflicto de Nagorno Karabaj.

Armenia y Azerbaiyán declararon hace una semana la ley marcial en sus territorios tras el inicio de los bombardeos. El Alto Karabaj es un pequeño territorio montañoso dentro de las fronteras internacionalmente reconocidas de Azerbaiyán, pero controlado por Armenia y, de facto, un Estado independiente. Antes de la guerra de 1991, el Karabaj estaba poblado por azerís y una mayoría de armenios. Se declararon la guerra y la ganó Armenia: todos los azerís del Karabaj -y de las regiones que lo rodean, que antes estaban solo pobladas por azerís-fueron expulsados. En 1994, los dos países firmaron el alto el fuego, pero el conflicto nunca ha terminado.

La cifra de muertos oficial asciende a 265, entre ellos Liparit Dashtoyan, que la pasada temporada jugó en el Alashkert-2, y Armen Grigoryan y Pavlik Manukyan, dos canteranos del Shirak.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook