Skate

Julia Benedetti: “El objetivo era clasificarme, así que a Tokio voy a disfrutar y hacerlo bien”

“Algún año me quiero ir a EEUU, pero a estudiar, no a vivir, que soy muy casera”

Julia Benedetti (A Coruña, 2004) gana en las distancias cortas, natural, risueña, espontánea. No deja de ser una niña de 16 años. Salvo que vuela cuando se sube a un skate. Da vértigo la altura de la rampa por la que se tira en el Maroña Skatepark, una nave casi hecha a su medida y que ha crecido para acompañarla en una evolución tan meteórica que, después de empezar a rodar con 11, a los 14 ya recibía la llamada de la selección española y escuchaba por primera vez la palabra Tokio. Un sueño que, aunque un año más tarde de lo esperado, se hizo realidad y viajará, con 16 camino de los 17, a los Juegos Olímpicos como la deportista más joven de los 314 integrantes de la selección española.

La 'skater' coruñesa Julia Benedetti, la más joven del equipo olímpico español, a punto de viajar a Tokio

La 'skater' coruñesa Julia Benedetti, la más joven del equipo olímpico español, a punto de viajar a Tokio

¿Cómo y cuando se subió por primera vez a un skate?

Empecé patinando a los 10-11 años, por ahí. Mi hermano mayor hace surf y cuando no había olas tenía un skate para practicar en casa. Así que yo también empecé, iba a un skatepark que hay cerca de mi casa, así de broma con él. Cada vez me fue gustando más y más y mis padre me compraron mi primera tabla. Allí me dieron un folleto de esta escuela, Maroña, que es donde sigo patinando ahora.

¿Cómo recuerda ese primer momento de enfrentarse a la rampa?

No va así, vas poco a poco. Empiezas por las pequeñitas y cada vez un poco más grandes. Pero siempre con cuidado, claro.

¿Cuánto se tarda en aprender un truco nuevo?

Depende del truco. Si es muy difícil, tardo un poco más. También depende de lo que sea, porque hay gente que se le dan mejor unas cosas que otras.

¿Hay que hacer otro tipo de ejercicios o es básicamente entrenar, entrenar y entrenar hasta que sale?

Tienes que ir paso a paso y unos te llevan a otros. Los más fáciles son como unos escalones que te llevan al que quieres conseguir. Y la única forma de que te salgan es practicando y practicando.

¿Cuando fue la primera vez que escuchó hablar de Tokio?

Patinaba aquí, iba a algunos campeonatos con la escuela... y un día llamó a mis padres el seleccionador español y les dijo si quería ir al Campeonato del Mundo porque el skate iba a ser olímpico y así podía intentar clasificarme. Y mis padres pensaban, “¿pero cómo que para clasificarse para los Juegos?” Yo tenía 14 años. Entonces me dijeron que bueno, que igual para Tokio no, pero sí para 2024. Pero al final vimos que podía ser ya para estas.

¿Qué fue lo primero que pensó cuando se clasificó?

Lo primero fue tranquilidad. Ya llevaba yendo a varios campeonatos para intentar clasificarme. Y con lo del COVID, que empezó en 2019, después paró en 2020, volvió en 2021... sobre todo tranquilidad por saber que ya estaba dentro, pero también mucha alegría e ilusión de al final haberlo conseguido.

¿Llevó bien el aplazamiento?

Yo creo que lo llevé bastante bien, sobre todo porque no era consciente del todo de que iba a ir a los Juegos. Aplacé el sueño un año, sin más.

Ahora la fecha se acerca. ¿Empiezan los nervios?

Nos vamos el 26 o el 27, aún no tenemos las fechas cerradas y volvemos el 6 de agosto. Estoy ya un poco nerviosa, se acerca más y cada día más nerviosa.

¿Tiene algún objetivo?

El objetivo ya era clasificarme y ahora ya allí, en Tokio, disfrutar, pasármelo bien e intentar hacerlo lo mejor posible.

¿Quiénes son las rivales?

Japonesas y americanas, también las brasileñas. Son las mejores. Para la victoria apostaría por Sakura Yosozumi.

¿Puede ser finalista?

Está difícil, pero se intentará, claro que sí.

¿Se ha guardado algún truco para estrenar allí?

No, la verdad es que no. Bueno, puede que sí. También depende de cómo sea el skatepark. Cada uno es diferente y en unos se te da bien hacer unos trucos y en otros, otros. Ya he visto cómo es el de allí, pero una cosa es verlo y otra es encontrarte allí. Porque yo si lo veo en el móvil me hago una idea y después llego allí y siempre es diferente.

Va a ser la más joven del equipo olímpico español. ¿Ya está acostumbrada a ser siempre la pequeña?

Eso me dijeron. En la selección de skate siempre lo soy. Pero en las competiciones ahora ya somos todas muy jóvenes, sobre todo las chicas, porque es un deporte muy nuevo y más en categoría femenina.

¿Cuando empezó, era la única chica o había más?

Sí que había alguna, pero la mayoría eran chicos. Pero sí que es cierto que cada vez hay más chicas que se animan a patinar.

¿Y hay pistas para entrenar?

No hay muchas. De street un poco más que de park, que está esta y casi ninguna más. Y comparada con las que hay por Estados Unidos y por ahí... es súper pequeña. En España en general, en A Coruña aún más, no hay muchas instalaciones.

Y después de los Juegos...

Empezar Segundo de Bachillerato, que dicen que es bastante difícil, y con la selectividad al final. Así que igual me dedico un poco más estudiar, sin dejar el skate porque, ¿por qué no ir a los Juegos de 2024?

¿Se ha planteado ir a Estados Unidos para seguir progresando?

Algún año me quiero ir, pero a estudiar un año o la carrera. Pero no a vivir, eso no tanto. Que yo soy bastante casera.

¿Cómo ha hecho para compaginar los estudios con este año de clasificación, de entrenamientos, concentraciones y competiciones?

Intento aprovechar el tiempo. Las semanas que tenía exámenes las dedicaba más estudiar, entrenando solo un par de días, y las que estaba más libre, a patinar, viniendo todo lo que podía. He llegado a estar toda la tarde metida aquí.