01 de agosto de 2017
01.08.2017
Fútbol Deportivo

La juez no ve delito en el Levante-Zaragoza que descendió al Dépor

El juzgado archiva la causa por el supuesto amaño del partido que en 2011 condenó a los deportivistas a Segunda División - La decisión puede recurrirse

01.08.2017 | 00:30
Los jugadores del Zaragoza celebran la salvación ante el Levante.

La juez que investiga el supuesto amaño del partido entre el Levante y el Zaragoza de la temporada 2010-11 que desembocó en el descenso del Deportivo a Segunda División ha decidido archivar la causa después de más de dos años de procedimiento en el que han tenido que testificar gran parte de los jugadores que participaron en aquel encuentro. La magistrada titular del Juzgado de Instrucción número 8 de Valencia, Isabel Rodríguez, argumenta a través de un auto que no hay indicios para procesar a los investigados y por eso ordenó el sobreseimiento de todo el procedimiento.

La decisión de la juez puede ser recurrida ante la Audiencia Provincial de Valencia en un plazo máximo de cinco días por la Fiscalía Anticorrupción o bien por las acusaciones ejercidas por la Liga de Fútbol Profesional (LFP) y el Deportivo. El club blanquiazul no se pronunció ayer sobre la decisión del juzgado y está pendiente de que su asesoría jurídica analice el auto para tomar una decisión.

El Deportivo decidió personarse en la causa a pesar de que su petición inicial fue rechazada para reclamar por los daños derivados del partido investigado. El conjunto coruñés indicó en su momento que se considera el principal damnificado por lo ocurrido aquel 21 de mayo de 2011 en el estadio Ciutat de Valencia. El encuentro finalizó con el resultado de 1-2 favorable al equipo aragonés, que evitó el descenso y envió al Deportivo a Segunda División tras la derrota blanquiazul ante el Valencia en Riazor.

El partido entre Levante y Zaragoza, sin embargo, estuvo bajo sospecha desde el primer momento y la Liga impulsó una investigación judicial tras constatar los inusuales movimientos de efectivo que se produjeron entre los jugadores de Levante y Zaragoza durante aquellos días.

La clave de todo el proceso se centraba en una transferencia de 965.000 euros que el club aragonés transfirió a nueve jugadores, al director deportivo y al entonces entrenador, Javier Aguirre. Posteriormente, estos lo repartirían entre la plantilla del Levante como pago del supuesto amaño.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

Información patrocinada
Enlaces recomendados: Premios Cine