09 de enero de 2019
09.01.2019

El punto de mira desviado

El Deportivo no ha reducido en sus partidos más recientes su número de remates, pero la falta de puntería le ha dejado sin marcar por primera vez en Riazor y a encadenar dos partidos sin goles

09.01.2019 | 00:50
El punto de mira desviado

Nunca antes el Deportivo había encadenado dos jornadas sin marcar. Tampoco desde que arrancó el campeonato se había quedado sin anotar en su estadio hasta que el domingo pasado le ocurrió en el partido contra el Lugo. El equipo de Natxo González, que se mantiene como el más goleador de la categoría cuando se está a punto de alcanzar el ecuador de la competición, ha sufrido un retroceso en sus cifras anotadoras coincidiendo con su peor racha de resultados. En los últimos cinco partidos, en los que ha sumado seis puntos de los 15 en disputa, se ha quedado sin marcar en tres (ante Rayo Majadahonda, Cádiz y Lugo), pero su producción ofensiva no ha disminuido en la misma proporción.

Aunque al juego de los blanquiazules le ha faltado desde comienzos de diciembre la fluidez que lo caracterizó, el equipo ha mantenido sus números en ataque y promedia en este último mes una cifra de remates parecida a los anteriores.

En el tramo más reciente del campeonato, el que va desde la visita al Rayo Majadahonda y el partido del domingo contra el Lugo, marcado por unos resultados por debajo de las expectativas, el conjunto de Natxo ha disparado una media de doce veces por encuentro, cinco de ellas entre los tres palos. En los quince anteriores el promedio es parecido: once remates por encuentro y cuatro a portería.

Lo que ha descendido de manera clara en el Deportivo es la puntería de sus delanteros. Natxo González lo lamentó amargamente nada más finalizar el partido contra el Lugo. "Hasta hace poco hemos sido muy eficaces en el área contraria y hoy (por el domingo) no lo hemos sido. Es lo único que nos ha faltado", reflexionó el técnico. La misma justificación ofreció ayer Pablo Marí sobre los males que afectan actualmente al equipo.

Los problemas en el ataque han coincidido con un tramo de la temporada en el que el rendimiento de los delanteros se ha resentido. Carlos Fernández se lesionó ante el Rayo Majadahonda y se perdió los siguientes tres partidos. Reapareció contra el Lugo la jornada pasada, pero no logró acertar en las ocasiones que tuvo, especialmente en una prácticamente al final del encuentro en la que remató un centro de Caballo. El portero rival coronó una gran actuación desviando a saque de esquina el cabezazo del jugador sevillano.

Tampoco Quique González, máximo goleador del equipo, ha pasado por una buena racha. En los últimos seis partidos solo ha marcado un gol y fue penalti. El bache que atraviesa le llevó al banquillo el domingo contra el Lugo y está por ver qué papel le reserva a partir de ahora un Natxo González en busca de soluciones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook


Buscador de deportes