El entrenador del Deportivo, Óscar Cano, volvió a insistir hoy en la pobre imagen que dejó el equipo en Badajoz, pero se mostró confiado de que no se vuelva a repetir en el futuro. "Mi sensación es que desde el minuto uno nos faltaba algo. Emoción para jugar, alma. En los últimos partidos, el portero rival fue el mejor. Si llegamos a Badajoz y veo que los pases son sin intención, que la tenemos por tenerla, que el equipo no ataca... eso me deja cabreado. No puedo engañar a mi gente", reflexionó.

La derrota en Badajoz, sumado a los resultados de la jornada, dejó al Deportivo a diez puntos del liderato del Córdoba antes de recibir este domingo al Racing de Ferrol. "Todos los equipos pasan crisis durante la temporada. Vamos a tratar de olvidar eso y centrarnos en nosotros", recomendó.

Cano también se detuvo en las posibilidades del equipo para reforzarse ante el inminente mercado de invierno. “Esta semana hemos hablado más y estamos ahí identificando dónde está el margen de mejora del equipo. Hay demarcaciones que están teniendo rendimiento bueno y a pesar de ello pensamos en meter un elemento más", apuntó.