Luis Quintero y Raúl Alcaina completan al nuevo Deportivo y el club busca un pivote sub 23

El ariete y el extremo se estrenan en Abegondo

Su llegada, junto a la de Eric Puerto y el ascenso de Iano, da casi por cerrada la planificación, pero el Dépor quiere reforzar la media con la ficha que libera Retuerta

Raúl Alcaina: "Tuve muy poquitas dudas"

Iago López

Carlos Miranda

Carlos Miranda

El Dépor llega al último día del mercado de fichajes de enero con un cuadro casi al 100% para el que será el proyecto coruñés de la segunda parte de la temporada. Tras anunciar a Raúl Alcaina, cerró finalmente el miércoles por la mañana la contratación de Luis Quintero, extremo que estaba a préstamo en el Amorebieta y que llega cedido del Villarreal (el Dépor dice que con opción de compra, el club castellonense desliza que no) tras caerse las contrataciones de Cris Montes, Sergio Bermejo y Luis Chacón. El español de origen colombiano y con familia en A Coruña estaba desde primera hora de la mañana en la Ciudad Deportiva de Abegondo y se encontraba a la espera de que se solucionase todo el papeleo para saltar al césped, algo que pudo hacer al filo de las once de la mañana con el resto de sus nuevos compañeros.

La llegada de Quintero es la tercera, pero puede que no sea la última. La secretaría técnica busca en el mercado de jugadores sub 23 un pivote que sirva de reemplazo ante cualquier contingencia con José Ángel, un futbolista sin un recambio natural en la plantilla y al que ha estado supliendo Jaime Sánchez cuando ha tenido que cumplir sanción.

No es una prioridad el fichaje de este mediocentro, que ocuparía la ficha joven de un Retuerta con el alta médica y en la rampa de salida. Pero desde la plaza de Pontevedra se ve necesario rastrear el mercado en las últimas 24 horas para colmar los deseos de los responsables deportivos y del técnico. Si se encontrase una opción atractiva entre los pivotes sénior, habría que darle otra baja o renunciar a subir a Iano Simao, aunque parece una opción muy lejana en estos momentos.

Luis Quintero, con Lucas Pérez en la sesión de ayer. |  // IAGO LÓPEZ

Luis Quintero, con Lucas Pérez en la sesión de ayer. | // IAGO LÓPEZ / Carlos MIranda

La búsqueda de esa cuarta contratación se suma a la promoción desde el filial del lateral de Guinea Bissau para ocupar la plaza de Retuerta (puede regresar hasta junio al Hércules ) y ser el recambio de Mikel Balenziaga. Iano, de 24 años y que no puede alternar desde el filial, sabe desde la semana pasada que su destino será el primer equipo y, de hecho, el Dépor ha fichado a Álvaro Baladía para suplirle en el Fabril, un equipo que hasta este movimiento solo contaba con Manu Berrocal como única alternativa para la zona del 3. Su fichaje se hará efectivo en las próximas horas. Su partido con el Fabril ante el Marino de Luanco del pasado domingo fue el último a las órdenes de Óscar Gilsanz, quien solo ha disfrutado de él en los partidos durante este mes de enero, ya que desde el cambio de año solo se ha ejercitado entre semana con los mayores.

Con el ascenso del fabrilista y la posible llegada de un pivote, el Dépor cerrará enero con, como mucho, siete operaciones, algunas dilatadas en el tiempo y sobre el plazo: el despido de Ian Mackay y la esperada salida de Alberto Retuerta, sumadas a las contrataciones de Eric Puerto, Raúl Alcaina, Luis Quintero y ese posible cuarto fichaje y el ascenso al primer equipo de Iano Simao.

El adiós del meta coruñés y apostar por un portero y un extremo sub 23 para activar una ficha extra y subir a Iano Simao fueron los recovecos utilizados para hacer hueco ante la imposibilidad de dar salida a futbolistas como Berto Cayarga y Pablo Valcarce, con contrato hasta 2025 y que llevan semanas sin contar para Imanol Idiakez.

[object Object]

Raúl Alcaina se convirtió hace un par de días en el segundo fichaje confirmado del Dépor. Tras una operación relámpago y después de que se cayesen algunas otras opciones, el club se puso en contacto con el jugador y con el Alcoyano y el acuerdo fue rodado, a pesar de las reticencias iniciales del propietario de sus derechos. Todo se arregló pagando un traspaso y fue sencillo con el delantero el entendimiento. “Se dio rápido. Me comunicaron el acuerdo con el Alcoyano y, al escuchar que era el Deportivo, pues una ilusión enorme. Tuve poquitas dudas”, asegura quien pudo irse en verano y quien, a pesar de perder protagonismo en este inicio de temporada, recala en A Coruña: “Hubo varios equipos en verano (que me querían) y el club (el Alcoyano) no me dejó salir. Quería hacer un proyecto ambicioso. Ahora terminaba contrato y decidieron que sí”, analiza sobre el cambio de postura del Alcoyano.