"Estaré donde la empresa más me necesite”. Marta Ortega (A Coruña, 1984), hija del fundador de Inditex y futura presidenta del gigante textil mundial, daba un paso al frente hace apenas dos meses en una entrevista inédita y exclusiva a The Wall Street Journal. Anticipaba el papel esencial que estaba llamada a jugar en el futuro de la compañía, hoy confirmado con el anuncio de que ocupará el lugar de Pablo Isla en la presidencia de Inditex a partir de abril, que culmina así el proceso de relevo en la multinacional coruñesa. 

Única hija del matrimonio de Amancio Ortega y Flora Pérez, asumirá la presidencia tras bregarse en varias áreas del grupo en los últimos 15 años. Solo cinco meses antes de que su padre renunciase a todos sus cargos , en diciembre de 2017, Marta Ortega, destinada ya a liderar la segunda generación de la empresa, irrumpía por primera vez en una junta de accionistas. Acaparaba todos los focos por un papel protagonista en crecimiento exponencial, que le ha llevado en los últimos años, según subrayaba el grupo esta mañana en un comunicado, a “dirigir el reforzamiento de la imagen de marca y propuesta de moda de Zara, área que seguirá supervisando” y en la que ha liderado “campañas con los más reputados creativos del sector como Steven Meisel, Fabien Baron, Karl Templer o Luca Guadagnino, así como el lanzamiento de nuevas colecciones premium”. 

12

Marta Ortega, la mujer más poderosa de España

En The Wall Street Journal, se mostraba “abierta” a adoptar el cargo que Inditex considerase necesario, aunque destacaba que le gustaba el trabajo próximo con los productos de la compañía, con su progenitor como espejo. “Para ser honesta, me gustaría estar cerca del producto. Creo que mi lugar está cerca del producto, como mi padre siempre hizo”, comentaba en la entrevista una Marta Ortega que, tras estudiar en Santa María del Mar y después en un internado en Suiza, realizó sus estudios superiores de Comercio Internacional en Londres y comenzó su andadura dentro de Inditex, con 23 años, con un trabajo temporal como dependienta en el Zara del barrio de Chelsea. 

Es un camino que, fruto del interés de su padre en que se empapase de cada engranaje de la multinacional, le haría transitar después por diferentes sedes internacionales, varios departamentos (como diseño, ventas y finanzas) hasta trabajar en la cúpula de Zara Woman. “Marta es muy humilde. Pero al mismo tiempo, por supuesto, tiene opiniones firmes sobre cosas muy diferentes”, señalaba en The Wall Street Journal Pablo Isla en una publicación que preavisó al mundo del inminente cambio de guardia en Sabón. En ella, el diario internacional describía cómo, al igual que lo hacía su padre, la empresaria gallega acudía a la oficina a diario y se sentaba entre sus compañeros, “en una mesa compartida” y con “una silla giratoria en negro estándar”.  

Paralelamente a su crecimiento empresarial, la heredera, madre de dos hijos, ha ido ganando protagonismo social, también como referente estilístico. Su boda con Carlos Torretta, en 2018 en A Coruña, fue el acontecimiento social del año, con presencia de figuras capitales del mundo de la moda y de la cultura.