25 de enero de 2017
25.01.2017
La Opinión de A Coruña

La Eurocámara reclama una investigación "independiente" del accidente en Angrois

Cuestiona la imparcialidad del informe oficial y que no responde de forma "adecuada" a las causas - Las víctimas confían en la presión de la UE para crear una comisión técnica

25.01.2017 | 01:15
Rogelio Bernardo (a la izquierda), Teresa Gómez-Limón y Jesús Domínguez, ayer, en Bruselas.

La UE intercederá ante España para que se realice una investigación "independiente" sobre el accidente del Alvia, ocurrido el 24 de julio de 2013 y que causó la muerte de 80 pasajeros. La Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo escuchó ayer a las víctimas de la Plataforma Alvia 04155 y respaldó su petición para que la Comisión Europea "presione" al Gobierno español para que aborde "rápidamente" nuevas pesquisas sobre el siniestro.

Tras debatir las denuncias de los afectados, la presidenta de la Comisión de Peticiones de la Eurocámara, Cecilia Wikström, se dirigió a la Comisión Europea para pedir que dicha investigación "independiente" sea realizada con su "supervisión". A su juicio, la Comisión está "obligada" a garantizar unas pesquisas imparciales. En esa línea, Wikström remitió al informe realizado por la Agencia Ferroviaria Europea (ERA), que concluyó que la composición del equipo que analizó las causas del accidente en la Comisión de Investigación de Accidentes Ferroviarios (CIAF) "no garantizaba la independencia" de sus resultados y además tampoco respondió "a preguntas esenciales de las causa en la raíz" del siniestro.

El director ejecutivo de la ERA, Josef Doppelbauer, recordó que la agencia concluyó que la CIAF no investigó "adecuadamente" las causas del accidente. "No podemos concluir si la evaluación de riesgo se llevó a cabo o no", apuntó. El representante de Transportes de la Comisión Europea, Keir Fitch, defendió la normativa de seguridad ferroviaria y admitió que "claramente este nivel de seguridad no se ha mantenido como hubiéramos esperado en este caso".

En su comparecencia, las víctimas denunciaron lo que consideran incumplimientos de normativas de seguridad y publicidad engañosa. El presidente de la plataforma Alvia 04155, Jesús Domínguez, uno de los perjudicados que compareció ante el Europarlamento junto a Teresa Gómez-Limón y al padre de otra víctima, Rogelio Bernardo, insistió en que "si se hubiera cumplido la normativa europea, el accidente no habría ocurrido". "Necesitamos a Europa y que se abra una verdadera investigación independiente", demando.

Salvo el PP, todos los grupos de la Eurocámara apoyaron a las víctimas y respaldaron esa reivindicación. La eurodiputada popular Rosa Estaràs defendió que lo "importante" es la investigación judicial abierta.

Las víctimas aplaudieron el respaldo de la institución y confiaron en que ello fuerce a la Comisión Europea a ejercer "presión" sobre el Gobierno español para que "actúe en consecuencia lo antes posible";. "La Comisión nos explicó que legalmente no puede abrir una investigación, pero sí presionar, y esperamos que cumpla su palabra", declaró Domínguez, quien aseguró que se fueron del encuentro "optimistas" de cara a conseguir una comisión "técnica e independiente", como reclamó Gómez-Limón. También insisten en la necesidad de que haya otra parlamentaria.

Si ayer comparecían ante el Europarlamento de la mano de la representante del BNG en Europa, Ana Miranda, hoy visitarán, junto a esta eurodiputada, al director general de la Agencia Ferroviaria Europea. Miranda le pedirá que acceda a declarar ante el juez del siniestro para esclarecer las responsabilidades del accidente que, defiende, "no se le pueden atribuir exclusivamente al maquinista". Miranda puso en valor el trabajo del BNG tanto para la elaboración y difusión del informe europeo como por el hecho de que las víctimas puedan explicarse ante la Eurocámara.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook