05 de diciembre de 2018
05.12.2018

Tráfico refuerza con radares móviles la vigilancia de 2.700 km de la red secundaria

La incorporación de nuevos cinemómetros eleva el control al 20% de las carreteras convencionales - Durante el puente se esperan cerca de 550.000 desplazamientos

05.12.2018 | 01:48
Un motorista de la Guardia Civil de Tráfico en un control de velocidad con los nuevos radares móviles.

Cerca de 550.000 desplazamientos por las carreteras gallegas desde hoy hasta el domingo. El puente de diciembre es la antesala de la operación salida de las fiestas navideñas, un periodo marcado en rojo en los mapas de la DGT por el tráfico intenso en unas fechas con climatología adversa y en las que las cenas de empresa y las comidas familiares pueden resultar nefastas si se combina alcohol y conducción. En el dispositivo especial de este minidescanso de cuatro días, Tráfico reforzará la vigilancia desde el aire con el helicóptero Pegasus y también en tierra, con más controles de velocidad, sobre el uso del cinturón de seguridad o del móvil al volante y pruebas de alcohol y drogas. En especial, serán las carreteras convencionales las que estén en el punto de mira, por tratarse de las más peligrosas por la confianza con la que circulan los usuarios ya que hacen de manera habitual ese recorrido. Para tratar de frenar los accidentes por exceso de velocidad en este tipo de vías, que en Galicia concentran más dl 90% de los siniestros de tráfico mortales, las patrullas de la Agrupación de la Guardia Civil vigilarán con un total de 131 radares móviles los miles de vehículos que se desplazarán a las zonas turísticas de descanso y segundas residencias, así como a las grandes áreas comerciales, muchas situadas a las afueras de las ciudades.

Más de 2.700 kilómetros de las carreteras convencionales de la comunidad serán controlados por los tradicionales trípodes con aparatos de control de velocidad, pero también estarán en el punto de mira de los nuevos mini radares, de tamaño reducido que funcionan de forma inalámbrica y pueden colocarse en los guardarraíles e incluso acoplarse en las patrullas policiales y ser transportados a cualquier tramo de carretera en las nuevas motos de la Guardia Civil. La extensión que en la actualidad vigilan los cinemómetros móviles ha aumentado con la incorporación de estos nuevos radares Velolaser, ampliando el rastreo hasta casi el 20% de los 15.000 kilómetros de la red secundaria gallega, según el último plan semestral diseñado por Tráfico disponible en la web del departamento que dirige Pere Navarro.

En total, serán 199 los ojos de la DGT que durante este puente de la Constitución vigilarán la red viaria gallega -131 móviles, 58 fijos y de tramo-, a los que se sumarán los 40 coches camuflados de la Guardia Civil provistos con radares. De las cuatro provincias, Lugo y A Coruña concentran el mayor número de puntos negros con cinemómetros móviles, 55 y 54, respectivamente. En Pontevedra, están operativos 47 tramos de control de velocidad y en Ourense, 43.

En cuanto a los dispositivos de control móviles, ubicados en tramos de la red viaria gallega especialmente peligrosos y por los que se circula a una velocidad excesiva o inadecuada, la red convencional que discurre por las provincias de Lugo y Ourense concentran la mayor extensión de kilómetros vigilados por los dispositivos de la Guardia Civil de Tráfico: casi 760 kilómetros en las carreteras lucenses, que suman 39 radares móviles, y más de 710 km en las vías secundarias coruñesas, bajo la lupa de 32 cinemómetros.

El hecho de que la DGT publique en su web ( www.dgt.es) el listado de los tramos controlados por radares móviles no quiere decir que las patrullas vayan a colocar carteles de anuncio sobre el control que se va a realizar unos metros más adelante, como hace Tráfico con los cinemómetros fijos. Ahora bien, no se publica ni el día ni la hora ni el kilómetro exacto en el que estarán los agentes con el radar. Los dispositivos pueden cambiar en cuestión de horas de un tramo a otro, que puede ser de apenas un kilómetro hasta superar los 70 km.

Con el refuerzo de la vigilancia con los radares durante el puente de la Constitución, Tráfico se propone reducir los accidentes por velocidad excesiva o inadecuada, un comportamiento que está detrás del 30% de los accidentes con víctimas que se producen en la red viaria gallega. Pisar más de la cuenta el acelerador aumenta tanto el riesgo de sufrir accidentes como la probabilidad de fallecer o padecer lesiones leves.

Junto con la velocidad, durante el operativo especial del puente de la Constitución, que comienza a las 15.00 horas de hoy y se prolongará hasta el domingo a las 24.00 horas, las patrullas de la Agrupación de la Guardia Civil de Tráfico también intensificarán las pruebas de alcohol y drogas -a cualquier hora y en cualquier tipo de carretera-, la vigilancia sobre el uso del móvil -las distracciones causan ya el 36% de los muertos en la red viaria gallega- y el cinturón de seguridad -casi la mitad de los fallecidos en lo que va de año en Galicia viajaban sin el dispositivo-.

La DGT ha identificado para esta operación salida un total de 17 puntos conflictivos por tráfico intenso -11 en A Coruña, cuatro en Ourense y los dos restantes en Pontevedra; mientras que en Lugo no se prevé ninguno-.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
En estas fiestas, sobran los motivos para beber elaboraciones de vino gallego. En 2018, Galicia firmó la segunda mejor cosecha de su historiay nuestras bodegas despiden el año con un buen balance en todos los sectores