19 de febrero de 2019
19.02.2019
La Opinión de A Coruña

En Marea intenta frenar dos listas el 28-A con llamadas a la unidad y responsabilidad

Villares advierte de que sería "un suicidio político" - Anova dice ahora que no está decidida la fórmula electoral - Ferreiro pide "no resignarse a la fragmentación"

19.02.2019 | 00:56
Ferreiro, Villares y Beiras, en una imagen de archivo.

Las primeras encuestas publicadas tras el anuncio de las elecciones generales para el 28 de abril prevén que Unidos Podemos pierda más o menos la mitad de sus diputados, al pasar de 71 escaños a 32, 36-39, o 40-42, según tres sondeos diferentes. Quizás el resultado de estos estudios demoscópicos haya hecho entrar en razón o sentir vértigo a más de un dirigente de En Marea, pues si la semana pasada terminó con el anuncio de dos listas diferentes al Congreso, por un lado la impulsada por la dirección de En Marea, y la otra, la de los críticos, la nueva semana arranca con mensajes que instan a reconducir el conflicto. Ambos bandos se han visto al filo del precipicio, y repartir la mitad de casi nada no resulta atractivo. En 2016, la confluencia gallega logró 5 diputados en Galicia, si la previsión es empeorar resultado por la crisis propia de Podemos a nivel estatal y la propia de En Marea, en Galicia, ¿cuántas actas podrán mantener si se presentan aún por encima en candidaturas diferentes?

En todo caso, la unidad se antoja difícil. Ninguno de los dos bandos quiere aparecer como el responsable del divorcio, pero ninguno quiere ceder posiciones. El intercambio de declaraciones públicas estuvo ayer repleto de buenas intenciones, pero ni el sector oficial ni los críticos ceden posiciones y mantienen el pulso.

La dirección de En Marea sostiene que han de presentarse juntos, pero no como coalición, sino como partido y luego conformar grupo propio en el Congreso para tener voz propia, mayor protagonismo e independencia de criterio frente a Pablo Iglesias. Por su parte, Podemos, Esquerda Unida, Anova y las mareas locales abogan por repetir la fórmula de 2016 e integrarse en la coalición de Unidos Podemos.

El portavoz de En Marea, Luís Villares, confesó que sería "un suicidio político" concurrir en dos candidaturas "enfrentadas" , pero no sólo para En Marea, también "para las alcaldías del cambio", que un mes después de las elecciones generales, se enfrentan a la renovación del mandato.

Defendió intentar "una sola lista, que sea lo más participada, democrática e inclusiva posible".

Por su parte, Anova, que la semana pasada anunció que abriría conversaciones con Podemos y Esquerda Unida, sin citar a En Marea para reeditar la alianza de 2015, ayer, por boca de su portavoz nacional, aseguró que "no está decidida la fórmula de concurrencia electoral". Eso sí, Antón Sánchez abogó por repetir modelo, pues el 28-A es una "cita decisiva" para "superar la crisis del Régimen del 78 y derrotar la ofensiva autoritaria que animan el PP, C's y Vox".

Antón Sánchez insistió en que En Marea era una apuesta por la confluencia "arriesgada pero necesaria".

El alcalde de A Coruña, Xulio Ferreiro, apeló al "realismo y a la responsabilidad" para lograr un acuerdo. En un mensaje en las redes sociales, aseveró: "Ninguna de las fuerzas que pusimos en marcha (En Marea) representa al conjunto del espacio, ante el adelanto electoral necesitamos una herramienta que nos permita ser operativos, rápidos e incluir a todo el mundo".

El regidor de Marea Atlántica abogó por "no dar por perdida la unidad y no resignarse a la fragmentación y el desánimo".

Desde Madrid, Podemos sigue contando con En Marea como socio electoral, al menos así lo dijo ayer Noelia Vera, coportavoz de la ejecutiva del partido morado, pero Pablo Echenique, al ser preguntado por las tensiones en Galicia y la negativa de En Marea a repetir coalición, contestó: "Nuestra apuesta es configurar acuerdos políticos lo más amplio posibles. No depende solo de nosotros. Si hay otras organizaciones que no comparten esa filosofía hay que dirigirles las preguntas a ellas". Por ello, no descartó "tener que asumir la posibilidad de hacer algún cambio", con respecto a la fórmula de 2016.

No sólo en Galicia. En Valencia, Compromís ya ha decidido que concurrirá a las elecciones generales en una lista diferente a la de Unidos Podemos. Hace tres años, compartieron candidatura con Esquerra Unida, pero luego los diputados de Compromís, a diferencia de los de En Marea, decidieron irse al Grupo Mixto para marcar su propia voz y perfil.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook