24 de octubre de 2019
24.10.2019
La Opinión de A Coruña

Un accidente de patinete con heridos o muertos acarreará hasta 6 años de cárcel

Fiscalía apela a los testigos de estos siniestros a colaborar en la identificación del infractor

23.10.2019 | 19:41
Una joven con un patinete.

No solo multa, sino también pena de cárcel. Tráfico trabaja desde hace meses en la regulación del uso de patinetes eléctricos, un vehículo que se usa cada vez más en los desplazamientos por ciudad y que en más de una ocasión ha puesto en peligro no solo a los usuarios sino también a los viandantes hasta el punto de que ya ha ocasionado varias víctimas mortales. Y a las restricciones que ya anunció este mismo mes la DGT, con la prohibición a patinetes y bicicletas de circular y aparcar en las aceras, se suma la pena de prisión que acarrearán las imprudencias graves, es decir un accidente con fallecidos o heridos. En función de las consecuencias del siniestro ocasionado por alguno de estos vehículos „leve, menos grave o grave„, las condenas irán de los tres meses a los seis años.

El pasado mes de agosto, una mujer de 90 años murió tras ser atropellada por un patinete eléctrico en Barcelona. El usuario del vehículo solo fue condenado a una multa ya que el juez consideró como imprudencia menos grave su despiste al ir utilizando su móvil porque circulaba a apenas 10 km/h. Se trata de la primera muerte conocida en España de un peatón como consecuencia del uso de uno de estos aparatos, que en todo 2018 causaron en España de 273 accidentes y dejaron cinco fallecidos. Ante la reforma anunciada por Tráfico para regular el uso de este tipo de vehículos con restricciones en la circulación y en el aparcamiento, el fiscal de Seguridad Vial, Bartolomé Vargas, llama a "evitar la impunidad" de patinetes y bicicletas. Y por ello, advierte de que ya hay sentencias condenatorias por imprudencias graves en accidentes de este tipo con penas de cárcel de hasta seis años si ocasionan fallecidos o una muerte y lesionados. Si no ha víctimas mortales, pero sí heridos graves, las penas pueden ir de tres meses a tres años.

Durante un encuentro con otros fiscales, Vargas destacó la importancia de la educación y también de la señalización por parte de los ayuntamientos para garantizar la convivencia y los derechos de todos los usuarios en ciudad. Así, advirtió de que los usuarios de patinetes, bicicletas y vehículos similares "no van al margen de las normas, van como todos" y, por ello, deben limitarse a circular por las áreas señalizadas para ello. En ningún caso, pueden invadir la acera, por lo que si, por ejemplo, circulan por un carril bici y llegan a un lugar donde este se acaba, deben optar por conducir por la calzada o bajarse del vehículo y caminar junto a él por la acera.

En caso de que un ciclista o un patinador atropelle a alguien que camine por la acera, "hay que evitar la impunidad", según reclama el fiscal de Seguridad Vial. Dado que este tipo de vehículos no tienen matrícula, apela a los ciudadanos que sean testigos del accidente que colaboren en la identificación del infractor.

Gran parte de los patinetes y bicicletas carecen de seguro, por lo que cuando se produce un accidente, el procedimiento administrativo prevé el embargo de bienes para afrontar una posible indemnización. Y el ayuntamiento puede tener responsabilidad civil subsidiaria dependiendo de cómo se haya producido el siniestro.

Por otra parte, la Fiscalía insta a los ayuntamientos a realizar más controles de velocidad, alcohol y drogas ya que se ha detectado un consumo creciente de cannabis. "En la idea de que es una droga benéfica, pero es letal en la conducción junto con la cocaína", concluye Vargas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook