10 de diciembre de 2019
10.12.2019
La Opinión de A Coruña

El intento de reflote del 'Blue Star' solo consigue desplazar la popa ocho metros

Con ayuda de dos remolcadores y la pleamar de ayer al mediodía, el buque se movió ligeramente aunque permanece encallado a la espera de otra tentativa

09.12.2019 | 23:51
Primeros intentos para desencallar el quimiquero 'Blue Star' de la costa de Ares, con dos remolcadores al fondo.

Minutos antes de las 14.00 horas y con los beneficios de la pleamar se inició ayer la maniobra para liberar el quimiquero Blue Star, que suma ya 17 días encallado en el área rocosa de As Mirandas en Ares. Dos remolcadores participaron en esta maniobra y solamente consiguieron mover unos ocho metros el buque, desde la popa hacia babor.

El intento de reflote funcionó de manera parcial, al desplazar el quimiquero de forma ligera. El operativo tuvo que interrumpirse poco después por el inicio de la bajada de la marea y estaba previsto un nuevo intento la pasada madrugada con la pleamar de las 02.46 horas, a pesar de la oscuridad de la noche.

Dos remolcadores „de los "más potentes" según los rescatadores„ permanecen en la zona para intentar desencallar el quimiquero, que se muestra más ligero, una vez vacíos los tanques de combustible y de agua. El primero de ellos, el Boka Pegassus, tensó el cabo „la estacha„ que lo mantenía unido al Blue Star por la popa, hacia la zona de babor (lado izquierdo mirando al frente). Justo al alcanzarse la creciente del mar, entró en acción el segundo buque de apoyo. El Union Princess, dio máquina para conseguir el arrastre del quimiquero varado, casi en paralelo con la popa. Las considerables olas en ese momento ayudaron con la suspensión del casco.

Estas maniobras consiguieron un ligero desplazamiento de ocho metros desde la parte trasera del barco, aunque resultaron ineficiente para liberar la nave de su trampa rocosa, donde permanece atrapado desde la noche del pasado 24 de noviembre.

Para acometer este intento, se reforzaron los puntos de tiro del barco para su remolque, para garantizar el aguante de una resistencia de 200 toneladas en cada uno de los puntos. Los barcos tiradores cuentan con trenes de remolque resistentes en sus respectivas cubiertas.

La operación se abortó pocos minutos después, al descender la altura de las olas que ayudaron a impulsar el barco. Al cierre de esta edición, la empresa de rescate barajaba un nuevo intento durante la siguiente pleamar, prevista para las 02.46 horas de la pasada madrugada.

En tierra se iniciaron ayer por la tarde las tareas para reinstalar la tirolina conectada al buque, para poder utilizarla para trasladar a los operarios que trabajan a bordo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook