15 de agosto de 2020
15.08.2020
La Opinión de A Coruña

La amenaza de demandas millonarias hace temblar los cimientos de la industria láctea

Unos 3.000 ganaderos avanzan en su reclamación contra las empresas por haber pactado el precio de la leche durante 13 años

15.08.2020 | 01:42
Explotación ganadera en A Estrada.

Aunque por el momento el proceso se encuentra en una fase preliminar, la intención de varios bufetes de abogados de reclamar más de 1.000 millones de euros en indemnizaciones a las grandes lácteas del país por haber pactado precios durante más de una década pone en entredicho la viabilidad de todo el sector. Miles de ganaderos se han adherido ya a estos procedimientos, y aunque se trata de un proceso que se augura largo y lento, fuentes de la industria láctea nacional reconocen a Efeagro que existe "preocupación", y no sólo entre las compañías afectadas.

Los despachos Eskariam, Balms, Redi y Álvarez Real son algunos de los que han hecho "campaña" durante los últimos meses para darse a conocer en las principales regiones ganaderas del país (Galicia, Castilla y León, Cataluña, Asturias, Andalucía y Cantabria, fundamentalmente) y "captar" a los dueños de las explotaciones. Entre todos dicen haber sumado a cerca de 3.000 ganaderos y, según sus cálculos, prevén pedir una indemnización superior a los 1.000 millones de euros. Para entender la magnitud del asunto, basta recordar que la facturación de "gigantes" como Capsa o Calidad Pascual -dos de las demandadas- ronda los 700 millones de euros al año.

"El sector está preocupado por lo elevado de las indemnizaciones, se puede poner en riesgo la supervivencia de las empresas", explica un miembro de esta industria que advierte además del impacto que puede tener a corto plazo a nivel de inversión, con las compañías más retraídas a la espera de saber cómo evoluciona el caso.

El proceso es seguido de cerca también por las administraciones públicas, según estas mismas fuentes; la industria láctea es una parte relevante de la economía en varias regiones del norte del país, especialmente en las zonas rurales.

Para calcular las millonarias reclamaciones, los métodos varían en función del despacho. En general, estiman que cada ganadero puede reclamar entre un 10% y un 12,5% de lo que facturaron durante esos años. Las proyecciones oscilan entre 1 y 3 céntimos por litro de leche, por lo que la supuesta indemnización dependerá del número de vacas de cada ganadero. Aproximadamente cada vaca genera unos 30 litros de leche al día de media a lo largo del año.

Desde el sector industrial se defienden: creen que estos abogados generan "mucho ruido", que han ganado adhesiones a base de estimaciones hinchadas al prometer a los ganaderos pingües beneficios a coste cero e insisten en que la investigación de las autoridades está recurrida y detectó irregularidades pero no que existiera un cártel como tal.

El caso tiene su origen en la resolución de las autoridades de Competencia de hace justo un año, cuando tras corregir un defecto de forma a instancias de la Justicia, decidieron imponer una multa de 80 millones de euros a empresas y asociaciones del sector lácteo por considerar probado que intercambiaron información entre 2000 y 2013 para influir en los precios a pagar a los ganaderos.

Las mayores sanciones fueron para Capsa (21,8 millones), Danone (20,2) Lactalis (11,6), Calidad Pascual (8,5) y Nestlé (6,8). Todas ellas han recurrido la decisión, niegan haber pactado precios y están a la espera del dictamen del juez; fuentes jurídicas calculan que los tribunales tardarán en pronunciarse en torno a un año como mínimo.

En los últimos meses, la actividad de los bufetes interesados en el procedimiento ha sido frenética con el objetivo de interrumpir legalmente la prescripción de los delitos, que situaban en julio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook