Kiosco

La Opinión de A Coruña

La subida de la luz ahoga a los concellos del rural, que urgen medidas: “Es insostenible”

Alcaldes del área betanceira sopesan apagar farolas algunas horas ante el aumento de las facturas “en más del doble” | Piden reducir impuestos o un plan especial de la Diputación

El alcalde de Vilasantar, Fernando Pérez. | // LA OPINIÓN

Vilarmaior, un pequeño concello de 1.200 habitantes con un presupuesto anual que ronda el millón de euros, sopesa la posibilidad de apagar farolas de 01.00 a 6.00 horas para hacer frente a la subida de los recibos de la luz. “Antes eran 6.000 euros mensuales todo: edificios, alumbrado… Ahora nos ha llegado una factura de 14.000, más del doble”, cuenta su alcalde, Carlos Vázquez, que califica la situación de “insostenible”. “Como esto siga así, vamos a tener que dejar de hacer obras de alcantarillado o pavimentaciones. Eso o apagamos las luces”, apunta el regidor popular.

En este pequeño ayuntamiento, como en otros de la comarca de Betanzos, el encarecimiento de la luz amenaza con abrir un agujero en las cuentas. En Irixoa, un pueblo de 1.300 habitantes, la situación está “fatal”, resume su alcalde, Antonio Deibe (PP). “Si esto sigue igual, en agosto habremos agotado el presupuesto de alumbrado de todo el año”, calcula el regidor, que ve preciso, al igual que sus homólogos, que se adopten medidas. “Me parece que esto va para largo y creo que la única solución es bajar impuestos”, apunta.

En Irixoa, explica el mandatario, se toman desde hace tiempo medidas de ahorro energético, con la sustitución de las antiguas luminarias por otras de tecnología LED, de bajo consumo, pero el margen de no compensa la subida del recibo: “Poco se nota. Posiblemente empecemos también a apagar luces durante determinadas horas, porque esto es insostenible”, lamenta.

Que la tecnología LED es insuficiente para afrontar la actual subida lo corrobora el alcalde de Coirós, Francisco Quintela. “Nosotros fuimos precursores en ahorro energético con la sustitución por LED, pero no llega. O hacen algo o va a ser imposible mantener todo esto”, advierte el mandatario, que empuña la vara de mando de Coirós desde 1991 y que afirma que nunca se enfrentó a un incremento de las facturas de este calibre. “Es una subida importantísima, de más del doble. En todos los años que llevo como alcalde, y llevo unos cuantos, nunca vi una cosa igual”. Para este veterano regidor, o se toman medidas o “llegará un momento en que será inviable pagar”. “Hay margen para reducir impuestos, que hagan algo de verdad y no ese parche de los 20 céntimos”, defiende.

Otro alcalde que reclama medidas ante una subida “abismal” es el de Vilasantar, Fernando Pérez, también del PP. El regidor de este municipio de 1.200 habitantes ve inasumible el encarecimiento de la electricidad que, incide, ha provocado una importante subida en el coste del alumbrado o los bombeos de agua. “Nos genera una cantidad importante de dinero no presupuestado”, advierte.

Este mandatario solicita un plan especial de ayudas de la Diputación para hacer frente al importante incremento del gasto corriente con cargo al remanente de Tesorería. “Es lamentable que los ayuntamientos tengamos que hacer frente a esta subida desorbitada mientras que la Diputación paga más de 400.000 euros solo en intereses por todo el dinero que tiene en el banco sin utilizar”, defiende Fernando Pérez.

Compartir el artículo

stats