Kiosco

La Opinión de A Coruña

Un mirador con historia para Vales Villamarín

Paderne estudia una iniciativa vecinal para acondicionar un jardín junto al monolito en recuerdo del historiador y rescatar un trozo de historia de Ponte do Porco

Ponte do Porco, con el ya desaparecido mesón a la izq. | // L.O.

Pronto se cumplirán cuarenta años de la muerte del cronista oficial de Betanzos Francisco Vales Villamarín y en Ponte do Porco no quieren dejar pasar esa efeméride sin que se den pasos para embellecer el lugar en el que se erige el único hito en su honor en la comarca.

A orillas del Lambre, bajo el nuevo puente, frente a frente con el monumento dedicado a Fernán Pérez de Andrade, ese caballero al que el historiador brigantino dedicó tantas horas de estudio, se erige un monolito con un escueto mensaje que el tiempo y la falta de cuidado amenazan con hacer ilegible : A Francisco Vales Villamarín, historiador ilustre de esta comarca.

Fue colocado el 24 de abril de 1983 a instancias de un grupo de vecinos de Ponte do Porco que llamaron a las puertas de la Dirección General de Carreteras, el Ayuntamiento de Paderne y la Real Academia de Bellas Artes de A Coruña para honrar a Vales con un hito en su memoria que mire a la ría de Betanzos.

Uno de los principales impulsores de este homenaje, el vecino de Ponte do Porco Emilio Villa, conserva todavía la correspondencia que intercambió con la Dirección General de Carreteras para hacer realidad ese “homenaje sencillo, pero muy sentido” a Vales Villamarín, “que tanto cariño y trabajo dedicó a esta comarca”, como apuntaba en una de sus cartas. La propuesta fue acogida con entusiasmo por la Real Academia, que se sumó “con singular agrado” a este reconocimiento “a quien tanto estudió e hizo por aquellas tierras de las Mariñas”, en palabras del por entonces presidente de la entidad, Manuel Chamoso Lamas.

Emilio Villa junto al monolito a Vales Villamarín el día de su colocación. | // L.O.

Los periódicos dieron cuenta de la colocación de este hito, con la asistencia de distintas autoridades, vecinos y familiares de Vales Villamarín. Con los años, este reconocimiento ha perdido lustre. A un año de que se cumplan 40 años de su colocación, el Concello de Paderne estudia una propuesta que trasladó personalmente Emilio Villa a su alcalde en el acto en el aniversario del monumento a Fernán Pérez de Andrade, en el que este vecino también jugó un papel fundamental.

La propuesta pasa por acondicionar la explanada como un jardín-mirador: un lugar en el que sentarse a contemplar el estuario y recordar o descubrir un trocito de la historia de Ponte do Porco, ese núcleo al que tantas crónicas dedicó Vales Villamarín.

Un panel que permitiría dar a conocer episodios poco conocidos, como por ejemplo, cómo una de las cabezas de jabalí del puente sobrevivió a la obra de ampliación gracias al empeño de unos vecinos o ese accidente en alta mar que obligó a modificar la ruta de La Sensible y sentó a la mesa del ya desaparecido mesón de Ponte do Porco a dos futuros presidentes de EE.UU , John Adams y su hijo, John Quincy. Historias que sin duda harían las delicias de Vales Villamarín.

Compartir el artículo

stats