Kiosco

La Opinión de A Coruña

La fábrica que bendijo el obispo

La planta de Biona en Nós, que ya tiene sus dos entradas valladas tras dejar de fabricar, se inauguró en 1965 con la presencia del alcalde coruñés y hasta una ministra la visitó en 2006

Planta de piensos Biona en Nós, ayer, ya con las dos entradas cerradas con valla y con seguridad. | // I.R.

El obispo auxiliar de Compostela y el abad de la colegiata de A Coruña realizaron la bendición de la fábrica, actuaron varias agrupaciones folclóricas, hubo pinchos, acudió el alcalde coruñés (entonces Sanjurjo de Carricarte), se hizo un recorrido por todas las instalaciones, entonces una de las más modernas y automatizadas, con más de quinientos invitados, gran parte del empresariado coruñés entre ellos, según la prensa de la época. Así fue la inauguración el 3 de septiembre de 1965 de la fábrica de piensos compuestos de San Pedro de Nós, Biona, una planta que acaba de cerrar tras 57 años de actividad. Tras el despido de una parte de la plantilla y la recolocación de otra, la planta ya cerró con una valla metálica las dos entradas así como el último almacén donde aún le quedaban sacos y maquinaria y cuenta con vigilante de seguridad de estas instalaciones.

Empresarios coruñeses de la Cooperativa Coruñesa de Razas Selectas (Cocorase) se agruparon con la empresa Galpisa, asociada a la norteamericana Nebraska Consolidated Mills, de donde surgió la Sociedad Anónima de Productos Gallegos (Saprogal). A lo largo de casi sesenta años de fabricación de pienso en esta planta se sucedieron los propietarios como la norteamericana Conagra, el fondo de inversión español Mercacapital que compró Saprogral a la estadounidense The Carlyle, para después vender a Núter Feed, adquirida después por el grupo holandés Royal De Heus.

La propia ministra de Agricultura, Pesca y Alimentación, Elena Espinosa, visitó en junio de 2006 estas instalaciones de Biona en Oleiros (entonces el Grupo Saprogal tenía once fábricas en España y Portugal). Según explicó entonces su director general, Enrique Ulloa, el grupo fue el primero en informatizar el proceso de producción.

Este singular edificio fabril creció con el tiempo en una parcela de 16.120 metros cuadrados (11.180 según el catastro), con 3.423 metros cuadrados de superficie edificada. Cuenta con seis almacenes, cuatro torres de fabricación y carga, un edificio de oficinas y los silos de almacenamiento. Maíz, cebada, trigo, harina de soja, y otros cereales, eran la materia prima de fabricación de pienso para consumo animal (vacuno, porcino, avicultura y cunicultura) mezclados con vitaminas y minerales. Hoy la empresa continúa pero con la planta de Sada (tras comprar Evialis) y también posee otras en Porriño y Lugo.

La fábrica contó hasta su cierre con una capacidad de producción de 390 toneladas de pienso al día y de 170 toneladas en mezclas.

Compartir el artículo

stats