Kiosco

La Opinión de A Coruña

El instituto Blanco Amor de Culleredo: el mejor de Galicia fuera de las ciudades

Es el cuarto con mayor ratio de alumnos excelentes, el segundo de entre los públicos, y el único ubicado en un pueblo

De izda a dcha, Paula Lado, Elena Vázquez, Raquel Seisdedos y Antonio López, en la entrega de los premios, este jueves. | // LA OPINIÓN

De diversas condiciones socioeconómicas, países y nacionalidades son los once alumnos del instituto Blanco Amor de Culleredo que figuran entre los mejores expedientes de Galicia, celebra su directora, Carmen Trelles. Los brillantes resultados de este equipo han situado al centro académico como el cuarto de Galicia con una mayor ratio de estudiantes con excelencia académica, es decir, que en las pruebas de Avaliación do Bacharelato para o Acceso á Universidade (ABAU) han obtenido una nota de, al menos, 9 sobre 10. Ocupa el segundo lugar si se cuentan solo los centros públicos. Y es el único instituto con tan buenos resultados que no se encuentra en una de las siete ciudades gallegas, sino que se encuentra en Acea de Ama, en el ayuntamiento de Culleredo.

Alumnos del Blanco Amor, en su graduación, al término de este curso. | // LA OPINIÓN

La entrega de los reconocimientos se celebró este jueves en Santiago. Alumnos del Blanco Amor como Paula Lado, Elena Vázquez Antonio López acudieron, además de Trelles o al profesora de Matemáticas, Raquel Seisdedos, mientras que algunos de los chicos enviaron a sus padres en representación porque están de viaje.

La directora celebra que los resultados del instituto han mejorado en los últimos años, desde que, en el curso anterior a la pandemia, había quedado en el puesto número 11 por ratio de alumnos excelentes. Trelles atribuye el éxito de los chicos a la “formación integral” que reciben en el Blanco Amor. “Aprenden a desenvolverse en la vida. Es una formación integral, no solamente académica. Con toda esas cosas, ellos son capaces de progresar y de madurar como personas y aprovechar los recursos que tienen, no son niños que estudian pero no interpretan las cosas”, sostiene la responsable del instituto.

Los profesores son “fundamentales”, señala Trelles. Asegura que la plantilla de docentes “los siguen, los apoyan, van con ellos, hacen actividades… son personas que saben perfectamente preparar a los alumnos y están implicados. Hacen con ellos muchas actividades , conviven mucho con ellos y les exigen muchísimo, hay un alto nivel de exigencia en Bachillerato”, cuenta. Prueba de la motivación e implicación con que los chicos completan el Bachillerato es, relaciona Trelles, el hecho de que “casi todos” se han presentado a la ABAU: 64 de los 73 estudiantes matriculados en el último año de instituto, detalla la directora.

Trelles da especial valor a que estos resultados se obtengan en un instituto de un ayuntamiento medio. “Los niños que pertenecen a las grandes ciudades se mueven en otras oportunidades de todo tipo, las ciudades ofrecen otras condiciones y hay otras facilidades”. Destaca “que uno de esos grupos sea capaz de superar a los alumnos que en principio podrán tener más ventaja por pertenecer a ambientes más homogéneamente favorecidos” y apunta que el Blanco Amor cuenta con estudiantes “de todo tipo: extracción social, países, nacionalidades, condiciones socioeconómicas… todo tipo. Y todos ellos están representados en la excelencia”.

Compartir el artículo

stats