31 de enero de 2018
31.01.2018

Los científicos estudian la supervivencia de la raya para posibilitar su descarte en 2019

Los investigadores llevarán ejemplares vivos a puerto para analizar su mortalidad - "Se podría lograr una exención a la obligación de desembarque", aseguran los expertos

02.02.2018 | 01:46
Un marinero captura una raya con ´miños´.

Claves

  • Demostrar la supervivencia de la raya. El Instituto Español de Oceanografía estudiará la supervivencia de la raya para demostrar que puede ser devuelta al mar una vez capturada
  • Participación de la flota de bajura gallega. Las cofradías de la comunidad participarán en el proyecto y facilitarán el embarco de científicos y del material necesario en sus barcos
  • El seguimiento de la especie. Los investigadores llevarán a puerto entre 30 y 40 rayas capturadas que analizarán para hacerles un seguimiento y comprobar su mortalidad

El Instituto Español de Oceanografía (IEO) está inmerso en un proyecto para mitigar los efectos de la conocida como obligación de desembarque y ahora lo extendió a una especie tan importante para la bajura como la raya. Los científicos buscan demostrar la alta supervivencia de los ejemplares capturados para posibilitar su descarte cuando entre en vigor la norma -que generará problemas al sector en las especies para las que no hay cuota o para las que es muy escasa-, el 1 de enero de 2019. Según el responsable de la investigación, Julio Valeiras, el objetivo último es lograr una exención a la normativa. "Para ello necesitamos analizar la mortalidad de la raya", explica el científico.

La flota de bajura gallega tiene una gran dependencia de la especie por su buen precio en lonja, ya que, según el sector, es un "complemento importante" en la campaña de la centolla en Navidad. La propia Federación Galega de Confrarías de Pescadores participa en la iniciativa del IEO y su presidente, Tomás Fajardo, conversa con los pósitos para localizar barcos de enmalle que sirvan como voluntarios para embarcar a los científicos y el material necesario.

Los expertos del IEO necesitarán traer a tierra los ejemplares capturados para poder desarrollar el estudio. "Es preciso un espacio para colocar un tanque en el que meter las rayas vivas para luego traerlas a la planta de cultivo, en el centro de Vigo", indica Valeiras. Una vez lleguen al oceanográfico, los investigadores harán análisis para ver cómo evolucionan y hacer un seguimiento de su mortalidad. "La idea es capturar y estudiar entre 30 y 40 individuos", concreta Valeiras, que avanza que pretenden comenzar los primeros embarques esta primavera.

El primer experimento con rayas a bordo se hizo el año pasado a través del proyecto Descarsel, con el que el IEO se centró en otras especies del Cantábrico-Noroeste para buscar estrategias de reducción de descartes y especies no deseadas y la selectividad y supervivencia en la pesca de arrastre. Está previsto que el buque oceanográfico Miguel Oliver realice en septiembre una nueva edición de Descarsel para obtener datos concretos sobre la raya.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine