12 de agosto de 2018
12.08.2018

La costera del bonito dejó en julio un 22% más de capturas, pero un 2% menos de ingresos

La flota facturó 2,64 millones de euros por 706 toneladas - Las elevadas capturas adelantan el cierre de la campaña al día 18, al agotarse la cuota de 15.000 toneladas

12.08.2018 | 01:12
Descargas de bonito del norte en un puerto gallego.

El segundo mes de la costera del bonito dejó buenas cifras para las lonjas gallegas en cuanto a las descargas, ya que se mejoraron los datos de la anterior campaña durante julio. Los centros de primera venta de Galicia subastaron a lo largo del pasado mes más de 706 toneladas, frente a las 576 toneladas del año anterior, lo que supone un aumento del 22,63%. No solo la cantidad fue mayor que en 2017, sino que también dejaron atrás las cifras de 2016, cuando se capturaron 577 toneladas de recurso durante ese periodo. La facturación de las lonjas por la venta de la especie fue ligeramente inferior a la del pasado año. Julio cerró con unos ingresos de 2,64 millones de euros por los 2,7 millones del mismo periodo en 2017, un 2,22% menos. Los centros de primera venta de la comunidad recibieron, en lo que va de costera, algo más de 900 toneladas de bonito, comercializadas por 3,8 millones de euros, un 36,06% y 15,67% más que en 2017, cuando descargaron 662 toneladas subastadas por 3,3 millones de euros.

"Las cifras de capturas del segundo mes de campaña mejoraron las de los dos últimos años. Hubo un aumento en la cantidad, por lo que también creció el volumen de negocio", indicó el gerente de la Asociación de Armadores de Burela (ABSA), Miguel Neira. La lonja de este municipio lucense -la más importante para el bonito en Galicia- comercializó en julio 523 toneladas de la especie, frente a las 351 toneladas del año pasado, un aumento del 48,9%. Los ingresos durante este mes ascendieron a 1,99 millones de euros, un 20,26% más que en 2017, cuando fueron 1,66 millones de euros. El precio medio del kilo de bonito en lonja estuvo en los 3,82 euros en este segundo mes de campaña, según datos de la Plataforma Tecnolóxica da Pesca, dependiente de la Consellería do Mar.

"La oferta subió en el puerto de Burela, pero también en otros importantes del Cantábrico. El aumento de capturas se nota en general", expuso Neira, que señaló que por ese aumento de producto se redujeron "un poco" los precios en comparación al mes de junio, cuando el kilo de bonito llegó a costar 6,5 euros en la lonja lucense. Que las capturas hayan sido tan elevadas tiene también su parte negativa: el cupo (de 15.015 toneladas). La Secretaría General de Pesca comunicó el viernes que cerrará la costera de bonito del norte el día 18 por precaución, ya que la flota española capturó casi la totalidad de la cuota.

No solo aumentaron las capturas, sino que también hubo más embarcaciones que descargaron en el puerto de Burela. "Durante este mes 40 barcos de diferentes comunidades desembarcaron aquí -por los 17 que lo habían hecho en junio-", explicó el portavoz de ABSA. Los bancos de bonito fueron más fáciles de localizar que en junio. "Las capturas se dieron en el Golfo de Vizcaya, más cerca de la costa, lo que favoreció a la flota porque las rutas eran más cortas", apuntó Neira.

La lonja de A Coruña es la segunda más relevante en la comercialización del bonito, aunque durante el segundo mes de la campaña sus números fueron inferiores a los del año pasado. El centro de primera venta coruñés subastó en julio 135,6 toneladas de recurso, un 8,31% menos que en 2017 (recibió 147,9 toneladas). La facturación también fue inferior en julio, ya que ingresó 465.144 euros por los 688.622 euros del pasado ejercicio, una caída del 32,45%.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine