10 de agosto de 2019
10.08.2019
La Opinión de A Coruña

Galicia mejora el control microbiológico de la ostra y el mejillón para detectar toxinas

El Intecmar, encargado de velar por el medio marino, revalida sus certificaciones

09.08.2019 | 22:46
La conselleira do Mar, Rosa Quintana, en su visita al Intecmar.

Por si no tuviera suficiente con todas las acreditaciones, certificaciones y reconocimientos a nivel mundial que lo sitúan como una referencia indiscutible en seguridad alimentaria, el Instituto Tecnológico para el Control del Medio Marino (Intecmar) de Galicia se ha convertido en el primer centro de la comunidad y en uno de los tres existentes en toda España con el reconocimiento de la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC) para la cuantificación de los norovirus (virus causantes de intoxicaciones alimentarias) que pueden afectar a especies como la ostra y el mejillón.

Se avala así la técnica aplicada en el Intecmar para detectar y controlar esos norovirus, que no son más que patógenos existentes en el agua, que si bien son propios de la dulce también pueden desarrollarse en la salada.

Es, por tanto, un paso más para garantizar la calidad plena de los productos y una forma de avalar el trabajo efectuado por el personal que forma parte del Intecmar; unas 87 personas dirigidas por Covadonga Salgado. Tanto ella como los responsables de departamentos como el de Patologías y la conselleira do Mar, Rosa Quintana, se felicitaron ayer en el propio centro por la acreditación nacional y destacaron el importante esfuerzo realizado durante años para lograrla. De igual modo detallaron que lo que se certifica es un proceso consistente en una serie de pruebas de laboratorio en tiempo real acreditadas y de alta sensibilidad que se centran en la extracción de las partículas virales que puedan estar presentes en las muestras que llegan al Intecmar, situado en Vilaxoán (Vilagarcía).

De esta manera es posible analizar esas partículas para proceder a la extracción, a la purificación y a la concentración del material genético viral, lo cual hace posible emplear los genes para detectar y cuantificar los norovirus que se asocian con enfermedades de transmisión alimentaria y pueden provocar en el ser humano episodios diarreicos relevantes.

Dicho de forma más coloquial, que el Intecmar pone en marcha sus unidades de trabajo y control del medio marino y de sus productos para garantizar que especies como la ostra y el mejillón lleguen al consumidor final en perfectas condiciones. En este caso concreto lo consigue analizando los norovirus, después de que desde hace años creciera el temor a que este patógeno estuviera incrementando su presencia a nivel global, en aguas de toda Europa. Sin embargo, tal y como apuntó ayer la conselleira do Mar, después de haberse desarrollado un proyecto a nivel internacional, con el Intecmar como centro encargado de todas las analíticas efectuadas en España, "los resultados arrojan cierta tranquilidad, pues parece que no es un virus tan importante como se creía".

Se refería la conselleira al ensayo microbiológico de detección y cuantificación de norovirus que la Comisión Europea acordó llevar a cabo en junio de 2015 para conocer la prevalencia, incidencia y niveles de contaminación por norovirus en ostra en la Unión Europea.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook