20 de febrero de 2007
20.02.2007
La Opinión de A Coruña
DURANTE 2006 SE LEVANTARON EN LAS RÍAS GALLEGAS MÁS DE 6.250 ACTAS DE INSPECCIÓN

Pesca puso al menos a tres vigilantes por cada cofradía el año pasado

20.02.2007 | 01:00
Dos guardacostas recuperan mercancía ilegal. / efe

Las concesiones para 2007, que todavía no se han decidido, dependerán del número de solicitudes que se reciban. Gallego apuesta por campañas de formación como refuerzo .

Doda Vázquez.A Coruña

Las cofradías se lamentan de que el furtivismo acaba con la producción y de que apenas hay medios para luchar contra quienes esquilman las rías. La nueva Lei de Pesca debería solucionar estos contratiempos pero, mientras tanto, los vigilantes tratan de minimizar el problema. Durante el pasado año, la Consellería de Pesca subvencionó a un total de 168 vigilantes para las cofradías gallegas, lo que supone que por cada pósito de los 52 que recibieron esta ayuda había, al menos, tres.

Además, también se incluyeron en estas ayudas a otras nueve entidades relacionadas con la peca, lo que eleva a 62 el número de agrupaciones que contaron con algún tipo de vigilancia.

Inspección

En 2006, el departamento que dirige Carmen Gallego financió 168 vigilantes que, unidos a los 141 funcionarios del servicio de Guardacostas, se encargaron de proteger los recursos de los furtivos. Además, durante el pasado año, se levantaron en las rías gallegas más de 6.250 actas de inspección.

En lo que se refiere al presente año, todavía no se ha definido la cantidad de vigilantes que apoyarán a los pósitos puesto que, según fuentes de la Consellería de Pesca, dependerá de los recursos que se destinen a este campo y también de las peticiones que reciban de las cofradías y que todavía no se han recogido. En este sentido, la conselleira de Pesca apostó por la colaboración entre el servicio de inspección pesquera de la Xunta y los vigilantes de los pósitos para tratar de conseguir un servicio más eficaz, algo que ya se está desarrollando con éxito en algunas de las rías gallegas.

Carmen Gallego reconoció la pasada semana en el Parlamento de Galicia que el furtivismo se centra principalmente en las rías de A Coruña, Ferrol y la parte interna de la de Arousa, desde hace muchos años. La conselleira apostó en su intervención por los medios de inspección y vigilancia pero abogó también por la puesta en marcha de campañas de formación y acciones divulgativas que "permitan acabar con estas acciones que realizan personas totalmente insolidarias".

Divulgación

En este sentido, Gallego se refirió tanto a campañas de información dirigidas al público en general, mostrándoles el tamaño mínimo de las especies y sus épocas de veda, como a los cursos de formación que se pueden impartir para concienciar a las personas que acceden por primera vez a esta profesión para recordarles la importancia de cuidar y respetar los recursos naturales.

La conselleira de Pesca recordó que ya durante la anterior legislatura había advertido sobre los problemas de gestión que iba a acarrear la Lei de Gardacostas que elaboró y finalmente aprobó el Gobierno del PP. Gallego se refirió a esta normativa como algo que "no era un instrumento para luchar contra el furtivismo en Galicia" y señaló, sin embargo, que la nueva ley que está preparando su departamento dará solución a los problemas que está ocasionando esta norma.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook