Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

Rafael Vilasanjuan.

Los papeles de Biden

Exceptuando a Barack Obama, todos los presidentes americanos desde tiempos de Richard Nixon han tenido alguna comisión especial de investigación, ya fuera por utilizar la venta de armas para financiar a rebeldes, espiar a la oposición o mentir. Hasta ahora, Joe Biden quedaba también al margen, pero con la aparición de documentos oficiales en su domicilio, no solo le ha llegado el turno, sino que sus rivales republicanos van a hacer todo lo posible para equiparar este proceso a los que tiene abiertos y pendientes de resolución Donald Trump, aunque ni por su gravedad, ni por la reacción de ambos, tengan mucho que ver.

Las investigaciones son una garantía para preservar la democracia y que los máximos dirigentes no se crean impunes. Pero las diferencias entre los dos casos son enormes. La primera es que ha sido el propio equipo de abogados de Biden el que ha revelado la existencia de documentación y la ha entregado voluntariamente a la justicia para determinar. A Trump fue necesario enviar agentes federales a su casa de Florida para incautarle un centenar de documentos que retenía. Pero a expensas de saber si hubo algo más que un error o descuido en los papeles de Biden, al parecer relacionados con Irán, Ucrania y Gran Bretaña, los que ocultaba Trump guardaban información sobre su responsabilidad en el asalto al Capitolio o los intentos de manipular los resultados electorales. Mientras Trump está al borde del precipicio para ser imputado por delitos muy graves, incluyendo la posibilidad de haber violado las leyes de espionaje, el precio que puede pagar Biden por este error incomprensible será más bien político. Los republicanos le van a acusar de hipocresía y doble rasero si no se acaban equiparando los dos procesos. Aunque haya un abismo, justo en el momento en que tiene que anunciar su candidatura a las próximas elecciones, no es una buena noticia. ¿Tiene sentido guardar documentos oficiales fuera del Gobierno? Aunque fuera un error sin más intenciones, a Biden le va a perseguir lo que resta de mandato.

Compartir el artículo

stats