Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

ANUARIO 2022

Despegan obras capitales para la ciudad y la comarca

Proyectos anunciados hace años se ponen en marcha: el tren al puerto exterior, el dragado de la ría de O Burgo y la pasarela de Pedralonga. La estación intermodal está a punto de comenzar

Retirada de vías, en noviembre, como parte de la obra del Estado en la estación intermodal. | // CARLOS PARDELLAS

El año 2022 ha dejado varias fechas claves para las grandes infraestructuras y obras que esperaba la ciudad. En febrero, se pone en marcha el dragado de la ría de O Burgo. El 30 de mayo empieza la pasarela de Pedralonga (que el Ministerio bautiza como primera fase de la ampliación de Alfonso Molina). El 30 de septiembre se firma el acta de replanteo de las obras de la conexión por ferrocarril al puerto exterior, financiada con fondos europeos, donde se procede a la primera voladura para la construcción de uno de los túneles el 11 de noviembre. El 14 de octubre se firma el acta de replanteo para iniciar la terminal de autobuses de la estación intermodal de A Coruña, de la Xunta, aún sin empezar. El 16 de noviembre se rubrica la de la nueva terminal ferroviaria y unos días después Adif empieza a retirar algunas vías. Este calendario supone el final de largas esperas por el arranque de relevantes obras, algunas proyectadas desde hace décadas y tramitadas con más o menos avances durante uno o más mandatos. Este año dieron un paso firme para convertirse en realidad.

Además del empuje del próximo periodo electoral, la lluvia de millones europea tras la crisis sanitaria ha sido clave para el desbloqueo de algunos planes, como el tren al puerto exterior y la renovación de San Cristóbal. Ahora queda por delante mucho trabajo y muchos meses —hasta más de dos años en algún caso—. En la ría, en el tren a punta Langosteira, en las terminales ferroviaria y de buses de la intermodal y en Alfonso Molina, para cuya ampliación no hubo excesivos avances, pero sí el compromiso presupuestario del Gobierno central, que reserva un millón de euros en 2023 y ha prometido licitarla en la primera mitad del próximo año.

Este es también el plazo que se ha dado para el concurso de otra obra que aún espera, la cuarta ronda, que unirá el vial hacia el puerto exterior con la tercera ronda a través de los polígonos empresariales. Otro proyecto en la recámara, con fecha incierta para su arranque, es la ampliación del puente de A Pasaxe, cuyo proyecto fue publicado en el BOE a final de noviembre. El inicio se desconoce porque primero debe culminar la obra del cruce de Sol y Mar, previsto para la primavera de 2024, aunque el documento ahora conocido contiene la recomendación estatal de que la segunda fase del plan finalice en 2029.

El hospital y O Parrote

Otro gran proyecto, de competencia autonómica y con colaboración municipal, que espera la ciudad en los próximos años es la ampliación del Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña, para el que la Xunta y el Concello han unido fuerzas pese a las tensiones políticas constantes. El coste superará los 500 millones de euros. La aprobación en el último pleno del año del convenio para las expropiaciones pone fin al enésimo tira y afloja entre ambas administraciones: el Gobierno gallego reclamaba al Ejecutivo local que consignase partidas para las expropiaciones de terrenos, trámite que consideraba necesario pero que el Concello, que empezará 2023 sin nuevo presupuesto, no interpretaba así.

La Xunta promovió este año otras actuaciones en la ciudad, anunciadas, sin haber hablado antes con el Concello, por Alberto Núñez Feijóo poco antes de dejar la presidencia autonómica para convertirse en el líder estatal del Partido Popular. La primera, una pasarela peatonal y ciclista de 8 millones con fondos europeos para conectar la zona de As Xubias con Santa Cristina, a la que se opuso por completo Oleiros y que sí admitió, con matices, A Coruña. La Xunta la ha desechado esta semana ante la falta de apoyo municipal. La segunda es una plataforma flotante en O Parrote para fomentar el baño. Este proyecto, pese anunciarse para 2023, no estaría finalizado hasta el 2024; y en la misma zona el Ayuntamiento oficializó en verano el baño permitido y vigilado, actividad que ya realizaban algunas personas.

Compartir el artículo

stats