La Guardia Civil ha detenido por un delito de homicidio a un hombre de 45 años que presuntamente ha acabado con la vida del propietario de una vivienda en la que el arrestado se encontraba como okupa en Vícar (Almería).

El instituto armado ha informado en una nota de que víctima y detenido habían residido durante años en un mismo cortijo de Vícar, cada uno en una estancia separada de la otra.

El arrestado residía allí con permiso del propietario original y la víctima abonaba un alquiler, si bien este último compró "recientemente" la totalidad del cortijo, tras lo que solicitó en "numerosas ocasiones" al otro hombre que lo abandonase.

Han precisado que la operación 'YAKLA' comenzó el pasado 10 de enero, cuando el 112 de Andalucía alertó a la Guardia Civil de que una mujer había localizado el cuerpo "sin vida y con evidentes signos de violencia" de su marido en el cortijo en el que residían.

Al lugar se desplazaron especialistas del laboratorio de criminalística de la Unidad Orgánica de Policía Judicial (UOPJ) de la Comandancia de la Guardia Civil de Almería para recoger y analizar todos los indicios disponibles.

Los investigadores determinaron que el ahora detenido había golpeado y asestado varias puñaladas al fallecido tras una "acalorada discusión" en la que el muerto había reclamado nuevamente que se fuese del cortijo.

Según han explicado, el arrestado había preparado su huida a Huelva con un taxi pirata, pero fue detenido antes de poder escapar.

Las diligencias instruidas junto al detenido han sido puestas a disposición del Juzgado de Instrucción número 5 de Almería, que ha decretado su ingreso en prisión sin fianza.