El futuro es ahora

Marty McFly, el protagonista de la saga 'Regreso al futuro', viajó en su máquina del tiempo al 21 de octubre de 2015

21.10.2015 | 09:02

El futuro es ahora. O al menos, el futuro imaginado por Robert Zemeckis, 26 años atrás, para la célebre saga Regreso al futuro. Porque el 21 de octubre de 2015 (esto es, este miércoles) es precisamente la fecha elegida por Emmett Doc Brown (Christopher Lloyd) para que su joven amigo Marty McFly (Michael J. Fox) viaje al futuro, en la segunda entrega de la saga, a fin de salvar a su hijo de la cárcel. Solo que nuestro presente es muy distinto a aquel futuro soñado por el cineasta y su coguionista, Bob Gale.

La saga, como es de sobra conocido, se centra en los sucesivos viajes en el tiempo de Marty McFly y su amigo Doc, científico loco de libro, para salvar bien la estabilidad familiar del primero, bien la vida del segundo. En el primer filme, estrenado hace ahora treinta años, McFly viajaba desde su presente en 1985 hasta 1955, donde trataba de salvar el incipiente noviazgo de sus padres al tiempo que advertía a Doc de su futuro asesinato.

En la segunda entrega, estrenada en 1989, era Doc el que regresaba de 2015, en la máquina del tiempo instalada en un DeLorean, para llevarse con él a Marty, a fin de evitar que el futuro hijo del joven y de su novia Jennifer (Elisabeth Shue) terminase entre rejas. Quien vea hoy la película, en todo caso, no reconocerá ese supuesto presente que se plasma en la pantalla. Para empezar, en el filme los coches vuelan, recogiendo sus ruedas para un despegue vertical y transitando por el cielo por autovías tan atestadas como la M-30.

Los conductores, no obstante, no se libran ni así de los paneles con anuncios, que en ese 2015 alternativo son flotantes. Lo que sí que se ha acabado es el consumo de gasolina, ya que el DeLorean tuneado de Doc Brown funciona con... residuos orgánicos. Sí, con basura, que el entrañable doctor recoge en un cubo de 1985 antes de emprender viaje. No está claro si el DeLorean emite más o menos gases que un Volkswagen.

En lo relativo a la moda, los guionistas también fueron, cuando menos, optimistas. No ya por los extravagantes diseños que utilizaron, dignos de una fantasía Cyberpunk, como por ciertas particularidades. La cazadora de Marty McFly ajusta la talla y tiene autosecado, y sus zapatillas deportivas se atan solas... Aunque este último caso es casi profético, pues la marca Nike ha anunciado su próximo lanzamiento.

Tiburón 19, cuya invasiva publicidad holográfica engulle literalmente al protagonista, aún no se ha estrenado (ni parece que vaya a hacerlo). En nuestra época, en todo caso, la escena sería impensable, ya que los cines han desaparecido del centro de las ciudades. Pero si hay un artículo que los fans desearían que fuese real es, sin duda, el monopatín volador que salva a McFly en un par de ocasiones.

Los guionistas, por el contrario, no anticiparon un invento imprescindible en nuestro 2015: el teléfono móvil. Claro que es algo perdonable: incluso Deckard, el Blade Runner que caza replicantes en Los Ángeles en el año 2019, tiene que usar una cabina telefónica. Una omisión que no impide que cualquier futuro pasado sea mejor.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine