José Luis Gómez-Skármeta Genetista; investigador del CSIC

"Los recortes de los últimos ocho años han arruinado el potencial científico del país"

"Sabemos que el ADN tiene un montón de información. El reto es saber cómo se organiza"

07.06.2016 | 01:09
José Luis Gómez Skármeta.

¿Cómo ha cambiado la morfología a lo largo de la evolución? Esta es la gran incógnita que intenta despejar la epigenética, que estudia las interacciones entre genes y ambiente que se producen en los organismos. José Luis Gómez-Skármeta estuvo ayer en el Instituto de Investigaciones Marinas (IIM) gallego explicando algunos de los estudios que desarrolla el grupo del Centro Andaluz de Biología del Desarrollo en Sevilla que lidera. Este grupo ha participado, entre otros, en el estudio internacional que demostró en ratones que las mutaciones en la actividad de un gen en el hipotálamo (el IRX3) pueden generar animales un 30% más delgados y resistentes a dietas altas en grasa, lo que abre nuevas puertas en la lucha contra la obesidad. El científico se mostró convencido de que el conocimiento del funcionamiento de los genes abrirá grandes puertas en el tratamiento de enfermedades, aunque lamentó que tal vez España pierda esa carrera. "El panorama es muy triste, sobre todo en un país donde no hay alternativas reales porque no podemos vivir siempre del turismo y de la construcción", advirtió.

-¿Qué sabemos hoy a través de la epigenética sobre la evolución?

-Sabemos que la mayor parte de los cambios evolutivos se debe a cambios en interruptores que encienden y apagan los genes durante el desarrollo embrionario. Menos del 5% del genoma tiene genes; el resto es lo que antes se llamaba ADN basura, y que es realmente un ADN muy importante porque contiene millones de interruptores, que son los responsables de que todos los genes se expresen de forma correcta. El genoma es igual en las células del corazón que en las células del ojo, pero un ojo es un ojo y un corazón es un corazón porque una serie de interruptores encienden o pagan unos genes específicos?

-Es de suponer que la genómica nos deparará muchas sorpresas...

-La primera sorpresa es que los estudios genéricos demuestran que gran parte de las enfermedades humanas se deben a cambios en interruptores y no en los genes. Y la otra, que gran parte de las modificaciones evolutivas se deben a cambios en estos interruptores y no en los genes.

-¿Cuál es el principal reto?

-Entender cómo funciona cada uno de estos interruptores y ver cómo se integran y activan. Pero sobre todo, conocer cómo se organiza toda esa información, algo que queda reflejado en los proyectos que se están desarrollando en Estados Unidos, que siempre es el líder en investigación, porque sus gobernantes tienen una visión de futuro correcta e invierten en investigación. Ahora sabemos que el ADN tiene un montón de información y empezamos a saber que esa información no está organizada al azar sino que hay una estructuración del genoma en una especie de pequeñas habitaciones donde los genes se encuentran con su interruptores y que estas habitaciones están separadas por paredes, que son muy importantes para evitar que los genes de un compartimento activen los genes de otra habitación. El gran reto es saber cómo se forman estos dominios, cómo se integran en los genomas, cómo han evolucionado y cómo se alteran en enfermedades.

-Dice que Estados Unidos tiene más visión de futuro y que por eso invierte más en investigación. ¿Cómo ve la situación en España?

-Los recursos económicos destinados a investigación caen y caen de una forma progresiva sin que haya un fondo aún. Lo que se ha hecho estos últimos ocho años ha arruinado en gran medida el potencial científico del país y va a tener un impacto importantísimo en los próximos 20 años porque no vamos a poder recuperarnos.

-Hablamos de fuga de cerebros.

-Y de abandonos emocionales. Nunca había visto tanta desmotivación en los científicos, tan poco interés en el científico joven y tanto esperpento en el Gobierno, al que se le llena la boca hablando de tecnología e innovación mientras sigue haciendo recortes. Es un espanto, esa es la palabra. Habíamos generado capital humano y ahora o se ha quedado tirado o se ha ido. Un gran error y un absurdo porque hemos invertido para nada.

-¿Porqué en ciencia no hay paréntesis?

-Esto es una carrera y el segundo y el tercero no cuentan para nada. Si hemos llegado a estar los novenos, tanto que dicen los políticos, en producción científica a lo mejor es que vivimos todavía de la época buena pero no tenga la menor duda de que los próximos cinco o seis años caeremos notablemente porque cada vez hay menos financiación. La ciencia y la tecnología son las que van a permitir el crecimiento de los países futuros; no el turismo ni la construcción.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine