La lucha contra el furtivismo en O Burgo se saldó con 33 denuncias y un detenido en 2015

La Policía Autonómica identificó a 122 personas y 47 vehículos durante el año pasado, en el que desde el 1 de julio el marisqueo ilegal es considerado como un delito en lugar de una falta

07.01.2016 | 11:09
Mariscadores furtivos faenan en la ría de O Burgo a finales del pasado mes de diciembre.

El balance de 2015

  • Detenidos. La Policía Autonómica tan solo detuvo a una persona en la ría de O Burgo durante el año pasado, pese a que desde el 1 de julio esta actividad es considerada un delito
  • Denuncias. Los agentes denunciaron a 33 personas a lo largo de 2015, aunque también identificaron a 122 en los once dispositivos que se efectuaron en el estuario coruñés
  • Controles. La policía realizó siete operaciones en las carreteras del entorno de la ría para vigilar el paso de vehículos con marisco, en las que fueron registrados 47 automóviles
  • Cambio legal. Desde el 1 de julio la extracción de marisco sin licencia administrativa es un delito, ya que hasta esa fecha simplemente se consideraba una falta por la que se imponía una multa

Solo una persona fue detenida en la ría de O Burgo por marisqueo ilegal a lo largo del año pasado, según los datos de la Consellería de Presidencia, a pesar de la continua presencia de los furtivos en los bancos de cría de los moluscos, como denuncian los mariscadores legales. Durante ese año se presentaron 33 denuncias de la Policía Autonómica a los infractores de la legislación, que ahora considera al furtivismo como un delito. Las autoridades vaticinaban que este cambio legal sería trascendente para luchar contra quienes esquilman la riqueza de la ría, pero en los últimos meses la actuación de estas personas ha sido constante debido a la persistencia del poblado chabolista de A Pasaxe, a cuyos habitantes los mariscadores atribuyen la extracción sin permiso de los bivalvos

La persecución de los furtivos, el principal problema de la ría de O Burgo, se tradujo durante el año pasado en la presentación de 33 denuncias y en la detención de una persona, según los datos facilitados por la Consellería de Presidencia, de la que depende la Policía Autonómica, el cuerpo encargado de la lucha contra este delito. Hasta el inicio de las fiestas navideñas fueron 97 los detenidos en toda Galicia por furtivismo, por lo que sorprende que en O Burgo tan solo haya habido una detención cuando la presencia de los mariscadores sin autorización es constante en esta ría.

La Policía Autonómica llevó a cabo durante el año pasado once dispositivos en el estuario coruñés, donde identificó a 122 personas y realizó 73 inspecciones. A estas actuaciones sumó siete controles en las carreteras en los que se inspeccionaron 47 vehículos sospechosos de transportar marisco extraído de forma ilegal.

El exiguo número de detenciones en O Burgo contrasta además con el cambio legal que entró en vigor el pasado 1 de julio, mediante el cual el furtivismo pasó de ser calificado como una falta a un delito. Las autoridades habían anunciado que esta modificación tendría consecuencias decisivas para la erradicación del furtivismo, ya que el incremento de las penas que se impondrían a los infractores les disuadiría de continuar su actividad ilícita.

Pero a lo largo de todo el año la presencia de los furtivos ha sido constante en los bancos marisqueros de O Burgo, pese a que además de la vigilancia que efectúan los funcionarios de la Consellería de Mar, los propios miembros de la Cofradía de Pescadores y Mariscadores de A Coruña mantienen un control constante de la ría para trata de impedir que se esquilme su riqueza.

El asentamiento chabolista situado en A Pasaxe, al mismo borde del estuario, es señalado por los mariscadores como el origen del problema, ya que una parte de sus pobladores recurre al furtivismo para obtener ingresos, ya que carece de otros medios con los que ganarse la vida. Desde hace años, la cofradía ha reclamado a las autoridades que tomen medidas contra estas personas, contra las que la anterior legislación apenas era efectiva, ya que las sanciones administrativas que les imponía por marisqueo ilegal no eran abonadas al carecer de solvencia económica.

Pero, a la vista de los datos del año pasado, la nueva tipificación del furtivismo tampoco parece ser determinante para acabar con esta práctica, puesto que a pesar de la frecuencia con la que los chabolistas son descubiertos en la ría, tan solo se ha llevado a cabo una detención, mientras que en otras rías de Galicia han sido numerosas.

Por si fueran pocos los problemas de los mariscadores coruñeses, la ría de O Burgo se vio afectada además el año pasado por un cierre desde el 9 de marzo al 6 de abril a causa de la excesiva concentración de hidrocarburos detectada en los análisis de las aguas realizados por la Xunta.

Miembros de la Agrupación de Mariscadores relacionaron este hecho con la avería sufrida en uno de los pantalanes de Repsol, aunque la investigación llevada a cabo por los técnicos autonómicos no consiguió desvelar el origen de los vertidos que motivaron la clausura de la ría. Durante las casi cuatro semanas que los mariscadores no pudieron faenar, no obtuvieron ningún ingreso, ya que la Xunta negó la posibilidad de que recibieran compensaciones por su inactividad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 

esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine