vela

Sofía Toro por tierra, mar y aire

La coruñesa viaja por Europa en furgoneta con el barco a cuestas - Si hay que cruzar el charco, ella va en avión y la nave tarda dos meses en llegar en un contenedor

18.03.2016 | 15:53
Sofía Toro y Nora Brugman posan con su nuevo barco, regalo de la UCAM, en Palma de Mallorca.

Los focos iluminan a Sofía Toro cuando está en el mar, con un oro olímpico colgado de su cuello que hace que pocas puedan hacerle sombra. Pero cuando la coruñesa se baja del barco, sigue habiendo historias que contar. Tan interesante es el resultado como el proceso que le lleva hasta él. En este caso, los viajes hacia los lugares en los que compite. La vela es un deporte cuya idiosincracia provoca que cada uno de ellos se convierta en una aventura. Cuando la competición es en Europa, se desplaza por tierra, en una furgoneta con el barco a cuestas subido a un remolque. "He llegado a ir así hasta Dinamarca", revela. Si hay que cruzar el charco, la misión se complica. Por un lado, la regatista va en avión, aunque no es tan fácil como parece porque con ella se lleva material que necesita un embalaje y una facturación especiales. Por otro, dos meses antes de la cita la embarcación parte vía mar hacia el destino a bordo de un contenedor. Un arte en el que si se entregaran medallas, España también se llevaría el oro.

"Es un show. Entre todos pagamos un contenedor y metemos todos los barcos que podemos. Los españoles tenemos el récord de meter barcos en un contenedor. Hay federaciones que llevan el contenedor casi vacío y nosotros lo llenamos hasta arriba", bromea la coruñesa. En plan Tétrix. "Increíble, metemos también el resto del material: la lancha de los entrenadores, los palos, las velas, las bicicletas... todo lo que quepa", añade. Desde el momento de cargar el material hasta que llega a su destino, pueden pasar hasta dos meses. Y una vez allí, otra dura y ardua tarea, la de desmontar otra vez todo. Y acabada la competición, vuelta a empezar para devolver los barcos a su procedencia inicial.

Por eso tiene miles de anécdotas. Viajes sin fin por carretera con horas y más horas detrás del volante. Los sudores para cargar los barcos en el contenedor. Y otras que le dejaron más perpleja. En el avión de regreso desde Buenos Aires, donde disputó el Mundial de 470 junto a su compañera Nora Brugman, coincidió con el tenista David Ferrer y otros jugadores que también habían competido durante esas fechas en la capital argentina. "Nos dio mucha envidia. Ellos iban con una maleta y la raqueta. Nosotras tuvimos que meter las velas, que las hay que facturar en una caja especial, también llevábamos una orza, que hay que embalar... Nos reímos mucho por el enorme contraste entre unos y otros", recuerda entre risas la campeona olímpica de match race en Londres 2012.

Un regalo de la UCAM

Pero esta complejidad de los viajes también implica algún que otro inconveniente. Entre el Mundial de Buenos Aires (finales de febrero) y el Europeo de Palma de Mallorca (del 5 al 12 de abril), las dos pruebas selectivas que marcó la Federación Española para elegir a su tripulación de 470 femenina para los Juegos de Río 2016, mediaban menos de dos meses. Y a Sofía Toro se le presentaba un problema. Solo tenía un barco, con el que acudió a Argentina y que no llegaría a tiempo para la cita balear. La Universidad de Murcia, en donde cursa un máster de gestión y dirección de entidades deportivas, salió al rescate y le compró otra embarcación con la que competir y luchar por su sueño olímpico: "Les conté mi situación y decidieron ayudarme. Se lo agradezco porque gracias a eso estamos en igualdad de condiciones con el resto y podemos competir en Palma".

Esta semana está de estreno. "Hubo que prepararlo un poco, pinchar el palo, medirlo, cambiar algunas cosas... pero vino bastante bien, no hubo que trabajar mucho en él", reconoce. Después de unos días en Barcelona, tanto ella como Nora Brugman ya están en Palma de Mallorca, donde la próxima semana participarán en la Trofeo Princesa Sofía, paso previo al Europeo. Del Mundial salieron con sensaciones agridulces porque llegaron a encabezar la flota pero no supieron afrontar las jornadas de viento y cayeron a la posición 25 final. La próxima será solo su tercera competición juntas y están dispuestas a demostrar que no han dicho su última palabra.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 

Canal Esquí

Esquí alpino

Toda la información sobre la nieve

Consulta la información más completa de las estaciones de esquí, consejos, , snowboard, viajes...

 
Enlaces recomendados: Premios Cine