Una protesta obliga al presidente a ir en lancha

02.07.2016 | 00:57
Una protesta obliga al presidente a ir en lancha

Con pitadas y pancartas, cientos de trabajadores de Navantia en Cartagena recibieron ayer al presidente de la compañía, José Manuel Revuelta, quien visitó los astilleros para presenciar la botadura del submarino S-74. Revuelta entró en los astilleros por el Arsenal militar y llegó hasta el dique flotante en zódiac para evitar a los trabajadores. "Es un vergüenza que el presidente de una empresa pública como Navantia con 5.700 trabajadores se esconda como si fuera un delincuente", señaló Eduardo Aranda, presidente del comité de empresa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

 

El periódico continuará ofreciendo, día a día, segundo a segundo a través de su web, el aire fresco que introdujo en 2000 en el panorama informativo coruñés

 

Enlaces recomendados: Premios Cine