As Neves instala depósitos en las calles y entrega agua mineral a los vecinos

El agua del río Termes arrastra ceniza y no puede ser bombeada a los aljibes n En el núcleo urbano existen problemas para el baño

20.10.2017 | 01:51
Voluntarios con el reparto de agua en el concello de As Neves.

El Concello de As Neves recurre a agua envasada para atender las necesidades básicas de los vecinos que se han quedado sin este elemento vital tras los incendios. El consistorio instaló depósitos de 1.000 litros de agua en varios puntos de la localidad para que los vecinos puedan utilizarla en sus cuartos de baño, ya que la situación es preocupante.

Según informó el consistorio, están colocados en Paredes Tenda, instituto, centro de salud, Entrecíns-Casa da Xuventude, Marquesa do Pazo, Centro Social, Praza Maior, iglesia, Doutor Martínez, colegio y calle Esperanza.

Además, el Concello comenzó a repartir las botellas de agua que un camión descargó en el centro social, tras un pedido del Concello. Varios grupos de voluntarios se organizaron ayer para repartirla entre los vecinos que deben utilizarla únicamente para consumo.

Según explicó el Concello, estas medidas son necesarias porque la localidad sigue sin agua potable en el depósito municipal después de haber agotado sus reservas por el exceso de consumo necesario para sofocar los incendios.

El Gobierno municipal no puede recurrir de momento a cisternas de agua para rellenar el depósito, porque antes tiene que limpiar la red municipal de todos los restos de los incendios. Además, el río Termes que abastece a la localidad también arrastra cenizas.

Numerosos voluntarios se ofrecen a través de las redes sociales para colaborar con As Neves aportando alojamiento, comida, juguetes, ropa, entre otras posibles necesidades, pero no saben cómo hacerlo ya que resulta muy complicado contactar con el municipio al continuar sin teléfono fijo ni internet.

Ayer numerosos vecinos de As Neves estaban sin teléfono fijo ni internet aunque funcionaban las líneas de teléfonos móviles.

Desde el lunes, los vecinos del barrio de Porto, en la parroquia de Guláns-Ponteareas, siguen sin agua. Los lugareños optaron por comprar una nueva tubería para reparar con urgencia su traída de agua quemada por los incendios. El Concello contrató un camión cisterna para rellenarles el depósito de agua vacío, el martes, pero el camión no pudo acceder por las condiciones del terreno. Esta traída es colectiva de una comunidad de usuarios.

Por su parte, el Concello de Salvaterra anunció ayer a sus vecinos que las zonas afectadas por los incendios no verán incrementado el próximo recibo de lectura del agua.

El Concello cobrará una media del agua consumida en los recibos anteriores. "Es una forma de agradecer el gran esfuerzo hecho por la población que hizo que los daños no fuesen mayores y que en muchos casos le paró los pies al fuego" señalan desde el gobierno local.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

 

El periódico continuará ofreciendo, día a día, segundo a segundo a través de su web, el aire fresco que introdujo en 2000 en el panorama informativo coruñés

 

Enlaces recomendados: Premios Cine