Una historia de partituras y cartas

13.12.2015 | 03:10

Ha pasado un lustro de la muerte de Carlos López García Picos, el compositor betanceiro al que el Concello rinde tributo este fin de semana con una nueva edición del memorial y que ayer reunió en torno a una mesa a músicos de reconocida trayectoria, muchos de los cuales compartieron escenario y amistad con el homenajeado, entre ellos, Florian Vlashi.

El festival, concebido como un espacio para transitar por la prolífica obra de Picos continuará hoy con un recital a cargo de Javier Ares Yebra (coordinador del memorial), Zoar Ensemble y Florian Vlashi. El Concello aspira a convertir esta cita en un "referente" en el calendario musical de la ciudad que contribuya a mantener vivo el legado del presidente fundador de la Asociación Galega de Compositores,

Una de sus pupilas, compañera de avatares en la creación del colectivo, la compositora Margarita Viso Soto ha publicado un emotivo artículo en el Anuario Brigantino bajo el título Desta imos presos. A mina relación con Carlos López-García. La musicóloga, que lleva ahora las riendas de la asociación, revela la importancia que tuvo para su generación el regreso de Argentina de Picos. "Apareció en el momento justo en que andábamos necesitados de un maestro que nos guiase en nuestros estudios", recuerda.

El regreso de este artista de "habla dulce", "amplia sonrisa"; de este profesor "generoso" y "optimista" resultó decisiva para la fundación de la Asociación Galega de Compositores. Fue un maestro "fuera del sistema" que "carecía del aura autoritaria" en la que se habían criado los de su generación. Picos fue, además, el nexo de muchos de los artistas. "Su presencia cohesionaba al grupo", recuerda Viso. Los primeros pasos del colectivo fueron difíciles, su situación era precaria, "pero tirábamos para adelante", recuerda. Y con humor. "De esta vamos presos", bromeaba Picos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine