CULLEREDO

El nuevo instituto de Culleredo comenzará las clases el día 11 con 110 alumnos

La directora del centro, Alicia Menéndez, ultima la organización y urge a la Xunta a instalar fibra óptica para evitar problemas - El Blanco Amor eliminará los barracones

03.01.2016 | 12:41
El nuevo instituto de Culleredo, en Acea de Ama.

El nuevo instituto de Culleredo comenzará las clases el próximo día 11. Tras más de una década de reclamaciones de la comunidad escolar para la creación de un nuevo centro de Secundaria que aliviase las saturadas aulas del Blanco Amor, el IES de Culleredo, situado en el antiguo recinto de la Universidad Laboral, junto a las instalaciones deportivas de Acea de Ama, en la avenida de Rutis, comenzará su actividad con 110 alumnos. La apertura permitirá desahogar en el Blanco Amor, que podrá prescindir de los barracones que sirvieron de aulas en los últimos cursos ante la falta de espacio para todos los estudiantes.

La directora del nuevo centro, Alicia Menéndez, explica que, aunque los chicos podrían comenzar en sus nuevas aulas el día 7, cuando se reanudan las clases tras las vacaciones de Navidad, ha optado por aplazarlo al lunes día 11 para que dejar tiempo a que el personal no docente (subalternos y personal de limpieza), que se incorpora el día 7, se adapte al funcionamiento de las instalaciones. De este modo, los chicos volverán dos días a sus viejas aulas y, tras el primer fin de semana de curso del nuevo año, estrenarán pupitres.

Menéndez augura que en los primeros días en el nuevo instituto habrá algunas "deficiencias" propias de un centro recién terminado. Lamenta, en concreto, que las clases comenzarán sin fibra óptica, según le explicaron los instaladores de la empresa telefónica, quienes detallaron que hay que hacer la instalación desde el exterior hasta dentro del recinto. La directora afirma que comenzarán a trabajar con ADSL, "más lento que la fibra óptica", por lo que teme que haya problemas con el funcionamiento de las clases con ordenadores o pantallas digitales o incluso en el trabajo de administración y secretaría.

Con la mudanza al instituto nuevo, el Blanco Amor vivirá una liberación de espacio que le permitirá acomodar a todos sus alumnos, cerca de 700, en el interior del edificio y dejar los barracones que habilitó la Xunta en los últimos años escolares para suplir la falta de sitio en el inmueble. "Vamos a quedar en una situación maravillosa en la que no hemos estado desde hace muchos años. Vamos a tener espacios libres que no teníamos desde hacía mucho tiempo", celebra la directora del Blanco Amor, Carmen Trelles.

Trelles explica que, a la saturación de los últimos años, que exigió "una distribución de horarios increíble", se sumó el pasado trimestre el compartir espacio con los alumnos y docentes correspondientes al nuevo centro. Los directores, jefes de estudios y secretarios compartieron despachos de modo provisional a la espera del traslado. "Se pudo hacer porque la situación era provisional. Si tuviese que ser permanente hubiera sido imposible, un despropósito", sentencia.

Satisfecha al fin la "demanda histórica" de padres, profesores y Concello de construir un nuevo centro de Secundaria, que "era absolutamente necesario", asegura Trelles, la directora apunta ahora a un nuevo objetivo. "Ahora se van a producir huecos que queremos que se llenen con Bachillerato. Es la gran demanda que tienen ahora los padres", sostiene la directora, y explica que los alumnos de Culleredo cursan Bachillerato "en la Laboral y se reparten por institutos de A Coruña, Cambre o Carral".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine