Manuel Rial Párroco emérito de Mera

"Siempre he intentado estar muy cerca de la gente, y la de Mera tiene gran corazón"

06.04.2016 | 00:49
Manuel Rial.

-¿Qué ha hecho para que todo del mundo le haga homenajes y hable bien de usted?

-Lo único que he hecho es dedicarme a lo mío, a la pastoral parroquial, intentando estar muy cerca de la gente, servirla en todo. También es que la gente de Mera es muy abierta, cariñosa, con gran corazón, tienen muchas virtudes. Quizá mi virtud haya sido la cercanía a la gente.

-Está jubilado pero ayuda igual en misas, funerales...

-Soy un ciudadano más y echo una mano a mi compañero. Me conservo todavía activo, me motivo porque me relaciono con mucha gente, fíjate, en 50 años, toda la gente que he conocido, alumnos, feligreses... Pero al jubilarse es totalmente diferente. Ahora si estoy enfermo puedo dedicarme a estar enfermo, antes no, había que seguir trabajando.

-San Jorge, en A Coruña, fue su primera parroquia y en esta ciudad empezó también en la enseñanza.

-Sí, empecé dando clase en el Eusebio da Guarda y ahí descubrí mi vocación por la enseñanza. Tuve la suerte inmensa de que en Mera contacté con unos maestros que me invitaron a dar clase. Mi primera vivienda fue la del grupo escolar de dos unitarias y la escuela del pósito. Era una suerte levantarse y ver un centenar de niños. Tuve mucha suerte con esos maestros, con los que tuve una gran amistad. Estuve 25 años en los colegios.

-Además de la enseñanza, le gusta el fútbol y la música.

-Era socio del Dépor, y del Marino de Mera soy el socio número 16, me hice ya a los dos o tres años de llegar a esta localidad. Y la música, fui socio fundador de la Coral de Mera, que este mes también está de aniversario, 25 años. Aunque aquí creo que ya voy a tener que ir dando el relevo como tenor, los años van pesando.

-Ha visto crecer y modernizarse Mera a lo largo de estos cincuenta años.

-He hecho algún vídeo en el que se ve el contraste de antes y después y es un mundo aparte. Una mujer que estuvo aquí hace cincuenta años y no había vuelto hasta hace tres años, no la reconocía pero al preguntarle cómo la veía, me dijo: "Preciosa". Y es así.

-El alcalde no es creyente, ¿ha conseguido llevarle a misa?

-Tenemos muy buena comunicación y amistad. Siempre que hacía confirmaciones invitaba al arzobispo y también a él, y venía a ellas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine