CAMBRE

Mayores en guerra en A Barcala

La clausura de los bailes y la contabilidad del ejercicio desatan un conflicto en el seno de la agrupación de la tercera edad

10.05.2016 | 02:34

La clausura del local de baile de la asociación de la tercera edad de A Barcala ha desencadenado un conflicto interno. Un grupo capitaneado por el expresidente lamenta la "pasividad" de la actual directiva y aboga por iniciar un calendario de protestas. El actual responsable defiende dar un margen al Concello, que busca una ubicación alternativa. No es el único frente abierto en el seno del colectivo. El anterior presidente ha impugnado las cuentas por supuestas irregularidades

La asociación de la tercera edad de A Barcala no atraviesa su mejor momento. La clausura de la sala en la que celebraban sus bailes tras interponer una denuncia un vecino por ruidos, ha generado un malestar que ha subido de tono en los últimos días y ha desencadenado un enfrentamiento en el seno del colectivo.

El expresidente y fundador de esta asociación que reinició su andadura en 2012 lamentaba ayer la "pasividad" de la actual directiva en reivindicar la reapertura de la sala, ubicada en un local municipal. Este socio sostiene que el residente que ha presentado la queja ante el Concello "no tiene razón" y lamenta la nueva directiva no se haya mostrado suficientemente combativa. "No entiendo esta pasividad, si se acaba el baile se acaba la sociedad. Es el alma de la asociación. Yo propuse convocar a todo el barrio a una protesta con pancartas y churrascada", relata.

El nuevo presidente del colectivo replicó ayer que está "luchando" por mantener la sala de baile y que ha mantenido varias reuniones con el alcalde, Óscar García Patiño, quien se ha comprometido a buscar un local alternativo. El actual encargado de la asociación se muestra partidario de dar un margen al Gobierno local hasta el inicio de la próxima temporada de baile. "Cuando yo pida que A Barcala se ponga en pie, A Barcala se pone en pie", afirma categórico.

No es el único frente que tiene abierto el colectivo. El anterior presidente y otros socios han impugnado las cuentas del ejercicio 2015 al detectar 1.200 euros en gastos "sin justificar". Apelan, entre otras cosas, a falta de facturas o recibos anotados en cartones son algunas de las anomalías. "Queremos que se aclare, y si lo hacen, no tendré ningún problema en reconocerlo", sostiene el alegante. El actual presidente negó ayer cualquier irregularidad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine