Profesores de la comarca instalan equipos solares en un hospital y un orfanato africanos

Un profesor de la Universidad Laboral de Culleredo, dos del Monte Neme de Carballo y un asesor de la Subdirección de Formación Profesional finalizan este proyecto solidario

28.08.2017 | 11:46
De izquierda a derecha, con carteles: Fernando Vidal, Ricardo Baamonde y Élida Pereiro junto a las monjas. En lo alto, Xosé Manuel Mahía.

Dos años de trabajo para conseguir los fondos necesarios y superar todo tipo de dificultades técnicas y materiales, pero desde el pasado fin de semana los alumnos de una residencia en la capital de Malawi en el centro de África, ya tienen garantizado el suministro eléctrico gracias a unos paneles solares que terminaron de instalar un grupo de profesores de Formación Profesional que son voluntarios en la asociación Operación Pangono Pangono.

Fernando Vidal Collazo, docente del instituto de la Universidad Laboral de Culleredo; Xosé Manuel Mahía Noguera y Élida Pereiro López, docentes en el instituto Monte Neme de Carballo; y Ricardo Baamonde Couto, asesor en la Subdirección Xeral de Formación Profesional, fueron los voluntarios que viajaron a Malawi e instalaron el equipo fotovoltaico.

Operación Pangono Pangono es una entidad que agrupa a profesionales técnicos, sobre todo profesores, expertos en materias como electricidad, informática o electrónica, que decidieron de forma voluntaria usar parte de su tiempo libre en ayudar a la población de este país, después de conocer el trabajo de la Fundación Esteban Vigil. Tres docentes de la Universidad Laboral de Culleredo lideraron a principios de este año un proyecto que presentaron ante la ONU dirigido a investigar formas baratas de refrigerar alimentos en un lugar como Malawi donde los cortes de luz son continuos.

Ahora acaban de finalizar otro proyecto en este país africano, en dos misiones de las Misioneras de María Mediadora. Han colocado un bombeo solar en un hospital y un equipo fotovoltaico para almacenar energía en baterías en un orfanato. Así tendrán luz asegurada en un país donde los cortes eléctricos son casi diarios y durante horas y días, sobre todo desde julio a diciembre, en la estación seca.

Estos profesores, a lo largo de los últimos dos años, lograron los fondos necesarios para enviar el material a Malawi y ahora ya lo han instalado, al viajar al país el pasado día 11 para ponerlo en marcha. A pesar de las dificultades de conseguir materiales fungibles y también por culpa de los cortes de luz, según explican, tuvieron retrasos, pero ya funciona el bombeo solar del hospital, que evitará que no quede sin suministro de agua aunque se corte la luz. Mañana martes estos voluntarios partirán de regreso a Galicia.

Estos docentes mantienen una investigación continua sobre cómo mejorar la vida en estos países necesitados, utilizan compresores y motores de frigoríficos usados, intentan inventar nuevos aparatos o técnicas, sin dejar de buscar socios o colaboradores para hallar una solución global.

Pangono pangono, en lengua chichewa que es la mayoritaria en Malawi, significa "poco a poco".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine